Landikotal, Pakistán. Las autoridades pakistaníes reabrieron este domingo un cruce fronterizo con Afganistán, permitiendo el paso de suministros de la OTAN para sus tropas de coalición, dijo un funcionario del gobierno en Islamabad.

Pakistán anunció este sábado la reapertura del cruce de Torkham en el noroeste del país, diez días después de su cierre, luego de que Estados Unidos se disculpara por una incursión aérea de la OTAN el 30 de septiembre que causó la muerte de dos soldados pakistaníes.

Shahriyar Khan, un funcionario del gobierno en el cruce, dijo que más de 150 vehículos estacionados en el lado pakistaní de la frontera podrán viajar a Afganistán.

"El permiso del servicio de aduana e inmigración fue entregado por la mañana y ahora los vehículos han comenzado a ingresar a Afganistán", afirmó.

Pakistán cerró la ruta de Torkham que atraviesa el famoso paso Khyber poco después de la redada de la OTAN tras citar razones de seguridad.

La incursión desató la ira pública y militantes intensificaron sus ataques contra camiones cisterna que transportaban combustible para las fuerzas de la OTAN en Afganistán.

El sábado, militantes incendiaron 30 camiones cisterna de la alianza militar en la provincia suroeste de Baluchistán, por donde pasa una segunda ruta de suministro a los soldados extranjeros.

El cruce fronterizo de Chaman, en el suroeste del país, ha permanecido abierto.

Las rutas de camiones a través de Pakistán suponen un 40% de los suministros para fuerzas de la OTAN en Afganistán, según el Mando de Transporte de Estados Unidos. Del resto, el 40% entra por los vecinos afganos del norte y un 20% por vía aérea.