Muzaffargarh. Pakistaníes desesperados por salir de aldeas inundadas se corrían el sábado hacia helicópteros del Ejército, mientras se espera que nuevas lluvias agudicen el sufrimiento de los damnificados y el malestar con el Gobierno.

El presidente Asif Ali Zardari podría haber cometido el mayor error político de su carrera al viajar a París y Londres durante las mayores inundaciones de Pakistán en 80 años.

Más de 1.600 personas han muerto y 12 millones han sido afectadas. La economía de Pakistán, basada en la agricultura, depende en gran medida de la ayuda extranjera y ha sufrido un enorme golpe.

Se prevé que fuertes lluvias azoten el país en los próximos días, especialmente las zonas ya inundadas, aumentando las posibilidades de que más casas y cultivos sean arrasados.

En el pueblo de Muzaffargarh, cerca de donde ríos de Afganistán e India -cuyo caudal viene crecido debido a las lluvias- se unen al Indo para dirigirse al sur, helicópteros del Ejército lanzaron paquetes de arroz a personas que se trasladaron a tierras altas hasta un cementerio.

Algunos se colgaron del tren de aterrizaje de una aeronave durante el despegue. Un anciano luchó hasta subir a uno de los helicópteros. Se veía deprimido y estaba empapado.

"Las cosas están empeorando. Está lloviendo de nuevo, eso pondrá en peligro nuestros trabajos de ayuda", dijo Amjad Jamal, portavoz del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas.

Provincias agrícolas. Después de que un dique se rompiera en una aldea de la provincia de Sindh, las autoridades ordenaron a las personas que salieran del sector y los soldados iniciaron las evacuaciones, dijo un funcionario distrital.

Autoridades dijeron que hasta un millón de personas fueron evacuadas en la provincia del sur pakistaní.

Las inundaciones han avanzado más de 1.000 kilómetros desde el norte hasta las tierras agrícolas de Punjab y Sindh. Se esperan daños importantes en las zonas rurales.

Sindh es hogar de la mayor ciudad y bastión comercial de Pakistán, Karachi, pero se espera que las inundaciones impacten áreas rurales.

Al menos cuatro distritos de Sindh se encontraban en alerta, dijo la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas. Funcionarios de la ONU dijeron que quienes viven en zonas bajas cerca del río Indo corren mayor riesgo.

Las inundaciones también han provocado daños al otro lado de la frontera en el estado indio de Jammu y Cachemira, donde las lluvias interrumpían los esfuerzos de rescate y ayuda. Los anegamientos provocaron la muerte de al menos 113 personas en la región de Ladakh, en los Himalayas.

Zardari rechazó las duras críticas que recibió por su decisión de viajar y dijo a BBC que el primer ministro Yusuf Raza Gilani estaba lidiando con la crisis y lo mantenía informado sobre los hechos.

"Hay un jefe del ejecutivo en el país (...) El Parlamento está sesionando, el Senado está sesionando, es responsabilidad del primer ministro y él está cumpliendo con esa responsabilidad", declaró el presidente a la cadena BBC.

El sábado, Zardari hablará ante la comunidad pakistaní en Gran Bretaña tras conversaciones con el primer ministro David Cameron, en las que se espera que ambos líderes acuerden más medidas en la lucha contra la insurgencia islámica.