Kabul. Un alto diplomático afgano secuestrado por hombres armados hace dos años en el oeste de Pakistán fue liberado y regresó a Afganistán, dijeron el domingo funcionarios del gobierno.

Abdul Khaliq Farahi, el cónsul general afgano en Pakistán, fue capturado por hombres armados que emboscaron su vehículo y mataron a su conductor en septiembre del 2008 en la ciudad de Peshawar, en el noroeste pakistaní.

"Puedo confirmar que fue liberado ayer y que está en Afganistán", dijo Siyamak Herawi, portavoz del presidente afgano, Hamid Karzai.

"El gobierno de Pakistán aparentemente dijo que fue liberado tras una operación (de las fuerzas de seguridad)", respondió al ser consultado sobre si hubo algún acuerdo con los secuestradores para poner fin a su cautiverio.

Sin embargo, funcionarios pakistaníes negaron que se hubiera llevado a cabo una operación. El despacho de Karzai sostuvo que la libertad de Farahi fue el resultado de los esfuerzos constantes de Afganistán y Pakistán.

Al momento de su secuestro, Farahi era el nominado de Kabul para convertirse en embajador en Pakistán.

Sus captores, que se cree tienen vínculos con militantes talibanes, habían emitido demandas que incluían la liberación de algunos reos insurgentes aparentemente en manos del gobierno pakistaní.

No obstante, nunca se revelaron las identidades de los secuestradores ni el resto de sus exigencias para liberar al diplomático.