Bogotá. Las autoridades antidrogas de Panamá, con información suministrada por Bogotá, confiscaron 4,9 toneladas de cocaína valoradas en US$123 millones en uno de los mayores golpes a los cárteles de las drogas en el país centroamericano, informó este lunes la Armada colombiana.

La operación de interdicción marítima se realizó en el poblado de Veraguas Norte, a 65 millas náuticas de Colón, en donde la Fiscalía de Drogas de Panamá y el Servicio Nacional Aeronaval interceptaron una embarcación en la que encontraron una persona, 196 bultos con la cocaína, 12 fusiles de diferentes calibres y 24 proveedores.

La Armada de Colombia dijo que la operación se realizó con base en acuerdos de cooperación para la lucha antidrogas suscritos entre los dos países.

La embarcación con el cargamento de droga salió de la costa del Caribe colombiano y tenía como destino final Estados Unidos, precisaron las autoridades colombianas.

Colombia es el primer productor mundial de cocaína con alrededor de 400 toneladas métricas anuales, pese a los esfuerzos de Bogotá y de Estados Unidos para reducir los cultivos de hoja de coca.

Un kilo de cocaína en Colombia tiene un precio de unos US$1.000, mientras que en los mercados internacionales puede alcanzar hasta los US$30.000, de acuerdo con fuentes de seguridad.

Además, la posición geográfica de Colombia, rodeada por dos océanos, la convierte en un lugar estratégico para el tráfico de drogas y de armas.

De acuerdo con el gobierno de Bogotá, el negocio del narcotráfico es controlado actualmente por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), antiguos grupos de paramilitares y carteles vinculados con los de México.

En 2009, las autoridades colombianas confiscaron más de 203 toneladas de cocaína y en lo que va de este año la cifra supera las 90 toneladas.