Roma, (Andina). El papa Benedicto XVI expresó hoy sus condolencias a Japón por el devastador terremoto que azotó el país el viernes y aseguró que reza por las víctimas.

El pontífice envió un telegrama de condolencias al arzobispo Leo Jun Ikenage, presidente de la Conferencia Episcopal japonesa, asegurando que ora por los fallecidos y quienes los lloran en Japón.

Benedicto XVI manifestó también su apoyo a todos quienes están ayudando a los damnificados por la catástrofe.

En el telegrama el Papa expresa su profundo dolor por las “trágicas consecuencias” del terremoto y del maremoto posterior y manifiesta su cercanía a las poblaciones afectadas por el desastre, reza por cuantos han perdido la vida e invoca para sus familiares y amigos la “bendición divina” para que tengan “fuerza y consolación”.

El sábado 12 de marzo, poco más de 24 horas después del desastre, la policía de Japón fijo el número de muertos en casi 1.800 personas por el terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter que fue seguido de un devastador tsunami.

Más de 15.000 soldados están ayudando en las tareas de rescate y evacuación de unas 300.000 personas, entre ellas 46.000 cercanas a una planta nuclear al norte de Tokio cuyo recalentamiento consecuencia de la caída de red eléctrica se ha convertido en un peligro adicional inminente.