Asunción. Paraguay relevó este lunes a dos jefes policiales de alto rango luego de que un oficial de la fuerza fuese sorprendido participando de una operación de contrabando de 1,8 toneladas de cocaína, el mayor cargamento encontrado en la historia del país.

El operativo, que culminó con 19 personas detenidas y cinco avionetas incautadas, se llevó a cabo este fin de semana en el departamento Canindeyu en la frontera con Brasil.

Medios locales dijeron que existían sospechas de cobertura policial a la banda, aunque los dos policías relevados no fueron acusados formalmente de ningún delito.

"Se ha procedido al relevo del jefe de policía y del jefe de orden y seguridad del departamento de Canindeyu y se ha dispuesto la apertura de un sumario administrativo a todo el personal que prestaba servicio dentro del área de influencia del operativo", dijo el comandante de la Policía, Alfo Pastore.

"Este comando no apañará a ningún personal policial involucrado en hechos delictuosos", agregó.

Pastore dijo que el policía arrestado no podía estar cumpliendo un trabajo de agente encubierto -como había justificado uno de sus superiores- porque esa tarea no fue comunicada al Comando como exige el protocolo.

La cocaína habría ingresado desde Bolivia y estaba escondida entre malezas o enterrada en una zona boscosa a 15 kilómetros de la frontera con Brasil, dijeron autoridades antinarcóticas de Paraguay.

La estructura desarticulada proveía de la droga a varias organizaciones criminales del vecino país, agregaron.