Montevideo. Agentes antidrogas de Paraguay desarticularon una organización que movilizaba anualmente 2,4 toneladas de cocaína entre Bolivia y Paraguay y cuyo destino final era Brasil, según estimaciones oficiales.

En el procedimiento se incautaron 200 kilos de cocaína y fueron detenidas cinco personas -dos bolivianos y tres paraguayos- informó este lunes la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) en un comunicado divulgado en Asunción, la capital paraguaya.

El operativo, que tuvo lugar el sábado en el distrito de Capitán Bado (420 kilómetros al noreste de Asunción), departamento de Amambay, contó con el apoyo de la Fuerza de Tarea Conjunta y helicópteros de la Armada y la Fuerza Aérea.

"Según datos recabados durante la fase investigativa y operativa de la operación Halcón VII" la estructura "movía cargas similares a la incautada al menos una vez al mes", señaló la Senad.

"De ser así, dicha organización tenía la capacidad de traficar unas 2,4 toneladas de cocaína por año, con un valor aproximado a US$12 millones americanos", estimó.

En el procedimiento en Capitán Bado se decomisaron una aeronave, dos camionetas, equipos de comunicación y US$100.000 en efectivo.

"Con esta intervención han sido anuladas por completo las operaciones ilícitas de la estructura criminal", aseguró la Senad.

Paraguay ya se puso en contacto con autoridades bolivianas para detener en ese país al jefe de la organización, quien está identificado pero cuyo nombre se mantiene en reserva.

Los detenidos fueron imputados por posesión, tráfico y comercialización de drogas con prisión preventiva.

Los bolivianos encausados eran el piloto y el copiloto de la aeronave incautada.

Paraguay es utilizado en ocasiones como lugar de salida de cocaína producida en los países andinos.