La prohibición de la venta del juego de la denominada “tabla de la ouija” fue presentada este miércoles en una minuta por el presidente de la junta municipal de Asunción, Hugo Ramírez.

El edil argumentó que el mencionado objeto ya causó muchas muertes de jóvenes en el Paraguay, así como trastornos sicológicos.

Ramírez presentó la peculiar minuta durante la sesión de la Junta Municipal. Su principal objetivo es evitar la venta y comercialización de la tabla ouija en Asunción.

Mencionó como ejemplo que recientemente un joven de 17 años se quitó la vida en la ciudad de Areguá, departamento Central, luego de haber jugado con la ouija.

“Juegos como el “de los pinceles” o la misma ouija, son generalmente practicados por los adolescentes quienes por una cuestión natural no cuentan aún con una madurez y sin presa fácil para este tipo de situaciones, a su vez se suma el autoestima baja que es muy común en nuestros jóvenes”, dice parte de la minuta.

Ramírez describió a la ouija como un juego peligroso que consiste en una tabla de madera pulida con las letras del alfabeta colocadas al borde de un semicírculo.

Encima de la tabla se colca una placa en forma de corazón con rueditas en su base y los jugadores apoyan un dedo en el puntero que se mueve dirigido por los muertos, al decir del concejal. Deletrea las respuestas a las preguntas que hacen los participantes a la tabla, según Hugo Ramírez.

“Considero que la Tabla de la Ouija es uno de los principales elementos o herramienta fundamental de los que se denominan ‘brujos, maestros, esoteristas, parasicólogos y mentalistas, faraones’ que a través de ella estafa la credibilidad y la ilusión de la gente que acude en forma inocente a sus servicios

Ramírez lamentó que nadie tuvo en cuenta las cualidades “demoniacas” de la tabla de la ouija, a fin de impedir su venta libre. Recordó que hubo casos en que los participantes luego se suicidaron o terminaron en un neurosiquiatrico.

“Me apena que aún hoy se puedan ver en las estanterías de algún comercio o incluso en alguna juguetería”, concluyó.

Ramírez quiere que se prohíba la venta de la ouija en cualquier comercio. La propuesta será estudiada por el pleno de la Junta Municipal.