El incendio forestal que se inició al mediodía del domingo en el Parque Nacional Caazapá, que cuenta con 16.000 hectáreas y está ubicado en la zona noreste del sexto departamento, ya consumió más de 50 hectáreas de bosque. 

El incendio se originó en la zona de la compañía Arroyo Itá de esta localidad.

Este miércoles, los bomberos, guardaparques y vecinos seguían luchando para tratar de controlar el fuego, que solo sería posible con una lluvia.

Las llamas se tornan incontrolables debido a la sequedad del ambiente y al fuerte viento sur, el cual, según los bomberos que se encuentran en la zona, está azotando el área bastante fuerte y favoreciendo la rápida propagación del fuego.

Si no llueve será difícil que se apague y el daño será enorme, ya que fácilmente puede llegar a consumir unas 500 hectáreas, teniendo en cuenta que no hay previsión de lluvia.

Según el jefe de guardaparques, Julián de los Santos, unas 30 personas luchan para sofocar el fuego, pero se torna incontrolable.

Se presume que buscadores de miel habrían originado el incendio. El objetivo habría sido generar humo para ahuyentar a las abejas y se olvidaron de aplacar las llamas. Otra hipótesis es que haya sido generado por depredadores de bosques.

Según datos, se registran varios focos del incendio ubicados en lugares de difícil acceso. El agua solo puede ser trasladada en carreta a esas zonas.

Julián de los Santos señaló que es difícil cuantificar los daños y la superficie exacta incendiada. Sin embargo, agregó que se puede hablar de más de 50 hectáreas.

“La pérdida ambiental es incalculable”, acotó.

La Municipalidad local, a cargo de Albertano Reyes (ANR), no se ha movilizado para apoyar a los funcionarios que están luchando contra el fuego.

Por otro lado, el gobernador del departamento de Caazapá, Celso Troche (ANR), se puso en contacto con el jefe operativo de Áreas Silvestres Protegidas de la Secretaría del Ambiente (Seam), Juan Carlos Aranda, para poner a disposición recursos económicos, combustible y víveres para los que están trabajando en la zona de incendio.

El director de la Sexta Región Sanitaria, Dr. Isaac Rotela, puso a disposición una ambulancia (que se encuentra en San Juan Nepomuceno) y una camioneta (que está en Enramadita, Tava’i) para que sean utilizadas en caso de emergencia.