París. El primer ministro francés, Manuel Valls, se mantuvo "regularmente informado" la pasada noche sobre la organización del rescate de la cuarentena de jubilados franceses que viajaban en un autobús accidentado este martes en el centro de Cuba.

En un comunicado divulgado, el gabinete de Valls explicó que estuvo en contacto con el centro de crisis del Ministerio de Exteriores, que recibía informaciones de los servicios de la embajada francesa en Cuba, que se ha estado ocupando de la asistencia a los accidentados.

El primer ministro manifestó "todo su apoyo a (los) compatriotas heridos que afrontan el dolor" y garantizó a sus familias que se está haciendo lo posible para su repatriación a Francia.

El siniestro se produjo por el choque de dos vehículos y, según la televisión estatal cubana, causó heridas a 41 turistas franceses, al guía que los acompañaba y al conductor del autobús en el que viajaban, ambos cubanos.

Los turistas se dirigían desde la ciudad central de Santa Clara, a unos 300 kilómetros al este de La Habana, hasta el balneario de Varadero, en la provincia occidental de Matanzas, cuando ocurrió el accidente de tráfico, que no ocasionó víctimas mortales, de acuerdo con el informe oficial.