Moscú. El patriarca Kirill de la Iglesia Ortodoxa Rusa pidió este domingo a los fieles que rezaran para que llueva, mientras voraces incendios forestales avanzaban por las zonas europeas del vasto país tras surgir en junio debido a una ola de calor sin precedentes.

El verano más tórrido jamás registrado desde que empezaron las mediciones hace 130 años ha destruido cultivos y dejó a miles de agricultores al borde de la bancarrota.

"El dolor ha tocado nuestra nación, se han perdido vidas humanas, cientos perdieron refugio y cientos quedaron sin sustento, incluyendo muchos niños", dijeron medios locales, citando al patriarca Kirill en una oración durante una visita a la región de Nizhny Novgorod, una de las más impactadas por los incendios.

"Pido a todos unidad en una oración para que la lluvia descienda a la tierra", afirmó.

Al menos 28 personas han muerto por los incendios forestales en la Rusia europea en los últimos días, dijo el Ministerio de Emergencias, agregando que para el domingo por la mañana se habían registrado un total de 774 brotes, incluyendo 369 generados a partir del sábado.

Más de 5.200 personas han sido evacuadas de las zonas afectadas por el desastre, señaló.

"La amenaza de nuevos incendios se ha incrementado severamente debido al clima poco favorable en varias regionales de los distritos Central y del Volga, con temperaturas que alcanzan los 40 grados Celsius y vientos de hasta 20 metros por segundo", sostuvo el Ministerio de Emergencias.

La sequía en Rusia, uno de los mayores exportadores de trigo del mundo, envío los precios globales del cereal a niveles máximos en años. Los futuros del trigo estadounidense se elevaron en más del 5 por ciento el viernes y se aprestaban a marcar su mayor avance mensual desde al menos 1959.

Alrededor de 240.000 personas estaban combatiendo a las llamas, dijo el Ministerio de Emergencias. Unidades del Ejército, incluyendo paramilitares, estaban tomando parte en los esfuerzos por contener el fuego.

El primer ministro Vladimir Putin ha ordenado a su gobierno que destine 5.000 millones de rublos (US$165 millones) para ayudar a las víctimas de los incendios.