Londres. Un grupo de científicos halló una "marca genética" en la sangre de los pacientes con tuberculosis (TB) activa y cree que su descubrimiento podría ayudar a desarrollar mejores pruebas de diagnóstico de la enfermedad, además de nuevos tratamientos.

Más de 2.000 millones de personas, o un tercio de la población mundial, estarían infectadas con el organismo denominado Mycobacterium tuberculosis (MTB), que causa la TB, pero la amplia mayoría tiene la infección en forma latente y no presenta síntomas.

Los científicos británicos dijeron que descubrieron un patrón de genes en la sangre que es específico de hasta 10% de esos 2.000 millones de personas que desarrollan TB activa en sus pulmones.

La marca genética muestra la extensión de la enfermedad en los pulmones y desaparece después de un tratamiento exitoso, informó el equipo en un estudio publicado el miércoles en la revista Nature.

"A pesar de que se ha estado estudiando la TB por más de un siglo, aún hay una necesidad desesperada de mejorar las pruebas de pronóstico y diagnóstico y de más información sobre la respuesta del cuerpo a la infección con MTB", dijo Anne O'Garra, directora del estudio.

"Eso también ayudaría al diseño de vacunas y tratamientos", añadió O'Garra, del Consejo de Investigación Médica.

La TB es una de las enfermedades más antiguas que se conocen en la raza humana y afecta fundamentalmente a las personas más pobres de las regiones en desarrollo, como Africa subsahariana, India y China.

La condición se encuentra entre las 10 principales causas de muerte del mundo.

En el 2008, causó 1,8 millones de fallecimientos, lo que equivale a una persona cada 20 segundos.

Los fármacos actuales contra la TB datan de al menos hace cuatro décadas y deben tomarse durante varios meses. Los pacientes suelen tener problemas para cumplir con la terapia completa, lo que ha aumentado la resistencia de la TB a las medicinas y la ha vuelto más peligrosa y difícil de tratar.

Test sanguíneo. La investigación de O'Garra fue realizada en Londres -que cuenta con 40% de todos los casos británicos de TB y donde el año pasado se diagnosticó la condición a 3.500 personas- y luego se controló en un grupo aparte de pacientes de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

La TB suele detectarse con frecuencia en Sudáfrica, donde muchas personas tienen sistemas inmunológicos debilitados por el virus del sida.

Los resultados del estudio mostraron que alrededor del 10 por ciento de las personas con la infección latente tenían además el patrón genético para la forma activa de la enfermedad.

Los científicos dijeron que era demasiado pronto para decir si ese 10% sería el mismo 10% de los pacientes con la infección que se estima que desarrollarán la forma activa de TB, pero añadieron que se está evaluando.

En esta etapa, los resultados son un paso significativo hacia el desarrollo de un test sanguíneo que emplee este patrón genético para predecir qué personas con TB latente enfermarán, añadieron los expertos.

Robert Wilkinson, director de la unidad de enfermedades clínicas infecciosas de la Universidad de Ciudad del Cabo, quien también trabajó en el estudio, dijo que este tipo de prueba permitiría diagnosticar y tratar antes a miles de personas en riesgo de desarrollar TB activa.

Además, evitaría que los médicos mediquen a muchos pacientes innecesariamente, lo que en la actualidad sucede en aproximadamente nueve de cada 10 casos, añadió Wilkinson.