Hamilton. El huracán Igor se acercaba este sábado a Bermudas con fuertes lluvias y poderosos vientos, mientras el primer ministro de la isla advirtió a sus residentes que se preparen para "uno de los peores huracanes que han amenazado sus costas".

La borrasca se extendía a lo largo del territorio británico en ultramar, mientras el centro de una tormenta de categoría 2 se ubicaba a 285 millas (460 kilómetros) de la pequeña isla, con un rumbo que según meteorólogos locales lo lleva a "golpear directamente" al rico centro de la industria mundial de seguros.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos predijo que el centro de Igor pasaría sobre la isla en la noche del domingo o en la mañana del lunes, pero que las condiciones empeorarían el sábado en la noche y que se esperan condiciones de huracán desde la tarde del domingo.

"Se espera que Igor siga siendo un huracán peligroso" a medida que se acerque a las Bermudas, dijo el CNH, con sede en Miami.

En su reporte de las 23.00 (0300 GMT del domingo), el centro predijo que las precipitaciones totales podrían llegar a entre 6 y 9 pulgadas (15 a 22 centímetros) sobre Bermudas y que la tormenta podría producir importantes inundaciones en la costa y grandes olas destructivas, especialmente en la costa sur.

El primer ministro de Bermudas, Ewart Brown, dijo que las personas están asustadas debido a la proximidad de la tormenta.

"Hoy estamos al borde de la llegada de uno de los peores huracanes que jamás ha amenazado nuestras costas", dijo Brown en una conferencia de prensa.

"Nuestro país y nuestra gente, a través de la historia, en raras oportunidades han enfrentado la furia total de una tormenta de esta magnitud. Como pueblo, seguiremos rezando para que nuevamente seamos perdonados", agregó.

La mayoría de las tiendas y restaurantes de la capital, Hamilton, estaban cerrados y muchos residentes acumulaban suministros como gasolina, baterías, comida y velas.

"Las contraventanas están puestas, ya puse cinta adhesiva en los vidrios y tengo un montón de baldes listos", dijo Eddie DeSilva, una encargada de limpieza de 64 años.

Los edificios de Bermudas están entre los mejor construidos del mundo, según meteorólogos y analistas, lo que ayudaría a mitigar cualquier daño potencial por la tormenta.

Igor mostraba vientos sostenidos de 160 kilómetros por hora, cuya fuerza se extendía hasta 150 kilómetros del centro del huracán, según el CNH.

"Sitiada por el huracán". El gobierno de Bermudas advirtió a los residentes que se preparen para un impacto similar al que la isla experimentó en el 2003 con el paso del huracán Fabián, que causó la muerte de cuatro personas y pérdidas por millones de dólares.

Las autoridades cerraron el aeropuerto internacional de la isla y observaban sus ráfagas para determinar si cerraban también una vía elevada que lo une con el resto de Bermudas.

Joe Bastardi, un experto en huracanes con AccuWeather, dijo que las Bermudas deberían prepararse para un "sitio de varios días de vientos que causarán muchos daños y olas".

Al este de Igor, la tormenta tropical Julia no representaba una amenaza y se esperaba que sus vientos sostenidos de 85 kilómetros por hora se debilitarán en los próximos dos días.

En México, los últimos rastros del huracán Karl, ahora una depresión tropical, continuaban disipándose sobre las montañas del estado de Veracruz, al sur del país. Trabajadores de emergencias informaron que al menos ocho personas murieron debido a la tormenta en tres estados.

La ciudad portuaria de Veracruz resultó aislada por inundaciones en el resto del estado del mismo nombre. Los daños a la ciudad fueron mínimos, pero grandes zonas permanecían sin electricidad.

Poblados cercanos en zonas bajas permanecían inundados, con cientos de personas evacuadas a refugios gubernamentales.

Karl parecía haber pasado sin producir daños mayores en las operaciones petroleras de México, luego de que atravesó por la bahía de Campeche, donde se producen más de dos tercios de la producción nacional, de 2.55 millones de barriles diarios.