Colima. Al atestiguar que los daños ocasionados por el paso del huracán Patricia no fueron de la magnitud que se esperaban, el presidente Enrique Peña Nieto declaró levantada la emergencia preventiva y dio paso a las tareas de reconstrucción de las zonas afectadas.

“En este momento puedo decir que se levanta la alerta de prevención en Jalisco, Colima y Nayarit. Esta alerta preventiva queda levantada, toda vez que el huracán Patricia, prácticamente, está dejando ya el territorio nacional, degradado a depresión tropical en los estados del norte”.

Durante el balance realizado tras una reunión con sus colaboradores en el Aeropuerto Internacional de Manzanillo, el mandatario dijo que corresponderá a los científicos decir qué fue lo que evitó las afectaciones y los daños que, eventualmente, se esperaba por el impacto del meteoro categoría 5.

“El gobierno de la República actuó como debió hacerlo: en la prevención y alertamiento (que) nos ha permitido consolidar cada vez más nuestro Sistema de Protección Civil, de hacer alertas preventivas oportunamente”.

Acompañado del gobernador, Mario Anguiano, y de los secretarios de Gobernación, Defensa Nacional, Marina, Desarrollo Social, Turismo, Educación, Ganadería y Desarrollo Urbano, además de los titulares de la CFE, Protección Civil y Conagua, el Ejecutivo informó que Patricia dejó tras su paso tres mil 500 viviendas con daños parciales en Jalisco, Colima y Nayarit; 235 mil usuarios afectados por el corte en el suministro eléctrico que, a más tardar, este lunes será restablecido en su totalidad. En cuanto a zonas agrícolas, tres mil 500 hectáreas resultaron inundadas.

“La instrucción que he dado es, en colaboración y coordinación con las autoridades locales, con los gobiernos de cada entidad, hacer un frente común para terminar de levantar los censos correspondientes y de inmediato emprender acciones de recuperación, de restablecimiento y reconstrucción donde hubiese habido daños”.

Destacó que antes, durante y después del paso de Patricia se desplegó a 25 mil efectivos de las Fuerzas Armadas (Ejército, Marina y Policía Federal) para atender a la población y evitar actos de saqueo. Informó que puertos, aeropuertos y carreteras de la región ya operan de manera normal.

“La magnitud y la peligrosidad que representaba este huracán, sin duda, advertía que los daños iban a ser de mayor consideración. Y eso, afortunadamente, no ha ocurrido. Por eso, este reconocimiento a la sociedad civil”.