Chile. La crucial perforación del pozo para evacuar a los 33 mineros atrapados en Chile, iniciada hace más de dos meses, concluyó este sábado, desatando celebraciones entre familiares que ven cerca el rescate final, en la mayor hazaña de supervivencia mundial bajo tierra.

Sirenas, bocinas y campanas se escucharon en las afueras de la mina en señal de que la máquina finalizó su perforación hasta los 622 metros de profundidad, para dar inicio a la fase final para rescatar a los 32 trabajadores chilenos y uno boliviano, en una inédita operación en el sector minero.

"¡Qué felicidad! Voy a tener a mi hijo", dijo la madre de Daniel Herrera, uno de los mineros atrapados.

La máquina perforadora T-130 trabajó toda la noche del viernes y madrugada del sábado para alcanzar los últimos metros de un ducto clave, que ahora será el cordón umbilical que permitirá traer de regreso a la luz a los mineros.

"Parece curioso pero hemos tenido 33 días de perforación para rescatar a 33 mineros. Todavía queda mucho camino que recorrer (...), pero se ha completado un nuevo paso, un hito importante en este proceso de rescate", dijo a periodistas el ministro de Minería, Laurence Golborne.

Ahora, los jefes de los socorristas deben decidir si refuerzan el ducto con tubos de acero en forma total o parcial y luego realizarán pruebas, antes de comenzar a izar a los mineros a la superficie en cápsulas especiales apenas más anchas que los hombres de una persona, en una tarea que demoraría algunos días.

Familiares y amigos de los mineros atrapados se abrazaron con mucha emoción y en medio de aplausos se alistaban para la fase final del rescate tras largas jornadas de vigilias a la luz de las velas en la mina de oro y cobre ubicada en el lejano desierto de Atacama desde el colapso del 5 de agosto.

"Se me sale el corazón", dijo la madre de Jimmy Sánchez, uno de los mineros de 19 años.

Los pasos que vienen. Tras confirmar que se alcanzó la profundidad marcada, el ministro de Minería declaró que ahora definirán cuándo y cómo se realizará el rescate final.

"Al fin del día de hoy daremos información respectiva para saber cuáles son los pasos (a seguir)", dijo Golborne, cuyo manejo de la operación le ha permitido ser el funcionario con la más alta popularidad del gobierno.

Según fuentes de gobierno, la idea inicial sería reforzar los primeros 60 metros del ducto perforado con tubos de acero, debido a que la roca estaría más fragmentada en esa zona. Pero la decisión final se adoptará una vez que se evalúen las imágenes de una cámara de video que bajará hasta el fondo de la mina en las próximas horas.

Si finalmente se refuerza sólo la primera parte del ducto, especialistas han estimado que el rescate propiamente tal ocurriría entre el lunes y martes de la próxima semana, con el apoyo de dos a cuatro expertos que descenderían a la mina por la cápsula metálica.

Pese al hito que se consiguió con la perforación, Golborne dijo que los mineros atrapados saben que aún faltan algunas etapas para regresar a la superficie.

"Los mineros están muy tranquilos, mucho más calmados que la prensa", agregó, rodeado de periodistas, camarógrafos y fotógrafos de decenas de medios locales y extranjeros apostados en el lugar.

Algunos de los hombres han enviado de regreso a la superficie recuerdos, como cartas, crucifijos y ropas que les fueron entregados a través de estrechos ductos de comunicación.

Hazaña histórica. Después del derrumbe, ingenieros realizaron inicialmente perforaciones estrechas, del ancho de una toronja, para hallar a los hombres. Desde una de esas perforaciones, el 22 de agosto, surgió sorpresivamente un papel blanco con el siguiente mensaje en letras rojas: "Estamos bien en el refugio, los 33".

Esa primera señal de vida, 17 días después del accidente, desató no sólo celebraciones en todo el mundo, sino un inédito operativo de rescate. Desde entonces, se les ha enviado agua, alimentos, gel de alto contenido energético y medicamentos a través de los estrechos ductos para mantenerlos con vida.

Las primeras imágenes de video capturadas con una cámara que descendió por la especie de cordón umbilical perforado mostró a los hombres con barba, con el torso desnudo para lidiar con el calor y la humedad en la profundidad del pequeño yacimiento en el corazón de la región minera de Chile, el mayor productor mundial de cobre.

Atrapados durante 65 días hasta el momento, los hombres han establecido una marca mundial de tiempo de trabajadores que han sobrevivido bajo tierra después de un accidente minero. Ellos están en condiciones de salud sorprendentemente buenas, aunque algunos presentan infecciones a la piel.

La esposa del presidente, Sebastián Piñera, Cecilia Morel, ha viajado constantemente al Campamento Esperanza, que los familiares levantaron a la entrada de la mina, para brindar ayuda psicológica a los parientes de los trabajadores.

El gobierno llamó a un equipo de expertos de la agencia espacial de Estados Unidos, NASA, para ayudar a mantener a los hombres en buen estado físico y mental durante la prolongada operación de rescate.

Para el momento del rescate de los mineros, está previsto que el presidente Piñera y su homólogo de Bolivia, Evo Morales, se encuentren en el campamento para recibir a los protagonistas de esta hazaña de supervivencia.