Lima, EFE. Perú confía en reducir este año, por primera vez, en un 6% los cultivos de hoja de coca con la erradicación de 22.000 hectáreas, entre otras acciones, afirmó hoy la encargada de la lucha antidrogas en Perú, Carmen Masías.

La presidenta ejecutiva de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) indicó que el Gobierno destinará US$30 millones para la erradicación de los cultivos ilícitos en este año, a diferencia de los US$18 millones utilizados para esa labor en 2012.

En total, el gobierno peruano destinará US$278 millones para la implementación de la estrategia nacional de lucha contra las drogas durante este año que incluye la prevención, el desarrollo alternativo, el control de la oferta y la reducción del tráfico ilícito de drogas.

El año pasado, Perú alcanzó un récord de erradicación de 14.234 hectáreas de hoja de coca, a diferencia de las 10.290 erradicadas en el 2011, según cifras proporcionadas por Masías en rueda de prensa con corresponsales extranjeros en Lima.

Según los datos oficiales, Perú tuvo una producción potencial de 129.500 toneladas métricas de hoja de coca en 2010 y según cifras del Informe de Monitoreo de Cultivos de Coca de la UNDOC (Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito) la superficie de cultivos de coca en Perú ascendió a 62.500 hectáreas en 2011.

El 73% de la superficie cultivada con hoja de coca en Perú está en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (conocido como VRAEM), en el valle de La Convención y Lares, y en el Alto Huallaga.

Masías anunció también que este año, por primera vez, se comenzará a erradicar en el VRAEM, donde existen casi 20.000 hectáreas cultivadas con hoja de coca, según los datos de UNDOC.

El VRAEM es una región de ceja de selva en el sureste de Perú donde se movilizan columnas de la banda armada Sendero Luminoso, en aparente alianza con las mafias del narcotráfico.

Consultada sobre la posibilidad de que Sendero ataque a las brigadas de erradicación cuando empiecen a trabajar en el VRAEM, Masías respondió que "esos son los costos que se pagan cuando uno hace lo que tiene que hacer".

La presidenta de DEVIDA informó que el Gobierno va a reforzar las bases militares que están en el VRAEM y que se van a crear siete comisarías policiales para dar apoyo a la lucha antidrogas en esa región.

Masías confirmó que, como parte de esas labores de mejoramiento de infraestructura militar, "tiene que haber pistas de aterrizaje" en la zona, pero negó que se vaya a proceder a la expropiación de tierras de los pobladores para ejecutar esas obras.

A la par de las acciones de erradicación de cultivos y apoyo a los programas de desarrollo alternativo, DEVIDA también impulsa un plan tripartito con Colombia y Brasil para desarrollar operaciones simultáneas y coordinadas con las fuerzas armadas de los tres países en la zona de triple frontera.

El director de cooperación internacional de DEVIDA, Alberto Hart, dijo que Brasil ha ofrecido a Perú que sus helicópteros militares puedan ingresar a Tabatinga para desde ahí lanzar las operaciones de interdicción hacia Caballococha en territorio peruano.

Hart aclaró que, en ninguno de esos operativos, ha ingresado personal militar de otros países a territorio de Perú.

Respecto al debate sobre una posible legalización de las drogas, Masías respondió que "el Estado peruano no está a favor de la legalización", como tampoco "nunca ha estado penalizado el consumo" de drogas en Perú.