Lima. Trabajadores de empresas contratistas del sector gasífero secuestrados por rebeldes de Sendero Luminoso en el sureste de Perú fueron liberados este sábado, luego de permanecer desde el lunes en manos de los insurgentes, dijo el gobierno.

Unos 36 operarios de la firma sueca Skanska y la peruana Ramsa fueron tomados como rehenes en la madrugada del lunes en una localidad remota de la zona conocida como el VRAE (Valle de los Ríos Apurímac y Ene), donde operan remanentes de Sendero Luminoso en alianza con el narcotráfico.

El ministerio de Defensa informó que los trabajadores fueron liberados tras un cerco de hasta 1.500 agentes de las fuerzas de seguridad, en medio de un plan de rescate.

"Como resultado de la enérgica presión ejercida por las operaciones tácticas y acciones de Inteligencia de las Fuerzas Armadas y Policía Nacional, los delincuentes narcoterroristas se vieron cercados y obligados a intentar una maniobra de fuga, dejando liberados a sus rehenes", dijo el ministerio en un comunicado.

El ministerio no precisó si los 36 trabajadores habían sido puestos en libertad, pero más temprano una autoridad de la zona dijo que habían sido liberados todos los rehenes.

"Como autoridades los hemos recepcionado a los señores sanos y salvos", dijo Susano Guillén, teniente gobernador del distrito Vilcabamba -ubicado cerca a la localidad donde se produjo el secuestro-, a la radioemisora local RPP.

La radio local también informó que un helicóptero de la policía trasladaba cinco cadáveres a la localidad de Vilcabamba, en la región sureña del Cusco, pero no precisó si se trataba de civiles, policías o rebeldes.

Operación militar. Según testigos que hablaron con RPP, los trabajadores fueron liberados en la madrugada del sábado y caminaron durante siete horas y media hasta llegar a un poblado cercano a la zona del secuestro.

El presidente peruano, Ollanta Humala, anunció que retornará a la zona del secuestro, luego de participar en la Cumbre de las Américas en Colombia.

Las empresas contratistas prestan servicios en la explotación de gas natural del campo de Camisea, la mayor reserva gasífera del país, ubicado en la región del Cusco.

Una policía murió el jueves pasado tras un ataque de los rebeldes, en respuesta a un operativo de rescate de las Fuerzas Armadas.

El gobierno desplegó un gran contingente a la zona del lugar del secuestro, donde usualmente hay poca presencia de soldados, para reforzar la búsqueda por aire y tierra con equipos especiales, helicópteros y expertos.

"El Comando Unificado continúa con las operaciones en la zona de conflicto con el fin de capturar a la columna narcoterrorista responsable del secuestro", agregó el Ministerio de Defensa.

Sendero Luminoso tuvo su apogeo en las décadas de 1980 y 1990, periodo en la que el país sudamericano sufrió una guerra interna con el saldo de unos 69.000 muertos y desaparecidos.

Tras la captura de su líder y fundador, Abimael Guzmán, el grupo guerrillero quedó prácticamente derrotado y se replegó a zonas remotas de los Andes y Selva del país, donde actúa en alianza con los narcotraficantes, según fuentes militares.

Se trata del mayor secuestro en la zona del VRAE en casi 10 años, luego de que rebeldes de Sendero Luminoso retuvieron en 2003 a unos 70 trabajadores de la empresa argentina Techint. Fueron liberados sanos y salvos tras un día de cautiverio.