Lima, Xinhua. Transportistas peruanos acatan un paro de 48 horas en Lima, la capital del país, lo que repercute en afectaciones para el desplazamiento del 85% de usuarios del sistema, indicó hoy el presidente de la Asociación de Empresas de Transporte Urbano Masivo (Asetum), Omar Calderón.

Según los primeros reportes, los conos norte y sur de esta urbe de 8 millones de habitantes registraron una disminución de la circulación de los autobuses de servicio público.

Desde tempranas horas de la mañana, en los puntos mencionados, miles de pasajeros esperaron más de lo usual el transporte para dirigirse a sus centros de labores y de estudios.

Los usuarios recurrieron al servicio de taxis, microbuses y unidades de transporte irregulares para cumplir sus obligaciones cotidianas debido a la paralización de los autobuses regulares.

Calderón precisó que su gremio, en representación de 35 mil conductores, se opone a la reforma que promueve la alcaldesa de la capital peruana, Susana Villarán, para modernizar la flota de transporte urbano.

La gerente de Transporte Urbano del municipio, María Jara, exhortó a los transportistas en huelga a no llevar a cabo acciones de fuerza como bloqueo de vías ni actos de violencia.

Afirmó que la medida de reformar el sistema de transporte de esta ciudad se tiene que completar para el beneficio de los usuarios y estas medidas de sustitución vehicular se cumplirá por etapas.

Jara advirtió a los huelguistas que el bloqueo de vías es un delito que será denunciado por la Procuraduría y la Fiscalía para evitar estos actos.

Las autoridades municipales, encabezadas por la alcaldesa de la capital peruana, buscan cambiar el rostro de esta urbe modificando los autobuses de servicio urbano, la mayoría con más de 20 años en servicio.