Bogotá. Los cultivos de hoja de coca en Perú crecieron por quinto año consecutivo en el 2010 y superaron los de Colombia, donde la extensión de los cocales siguió cayendo por una campaña de erradicación manual y fumigación, informó el jueves una agencia de Naciones Unidas.

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD) dijo en su informe del año pasado que Perú había superado a Colombia como mayor productor mundial de hoja de coca y advirtió que de mantenerse esta tendencia podría convertirse en el primer abastecedor de cocaína.

Según la medición de la ONUDD al cierre del 2010, el área cultivada con hoja de coca en Perú alcanzó 61.200 hectáreas, un 2,1% por encima de las 59.900 hectáreas reportadas en el 2009.

Mientras, en Colombia el área cultivada cayó a 57.000 hectáreas desde 68.000 en el 2009, una reducción de un 16,1%.

Sin embargo, si se tienen en cuenta los números ajustados, que incluyen las pequeñas plantaciones, Colombia cultivó 62.000 hectáreas en 2010, contra 73.000 en 2009, lo que aún la ubica levemente por encima de Perú.

"La producción de cocaína en Perú se ha incrementado desde el 2005 debido a un aumento en el área cultivada con coca", indicó el informe que no reveló una estimación sobre la producción potencial de cocaína en ese país.

De acuerdo con el estudio, la capacidad de producción de cocaína de Colombia bajó un 14,6% a 350 toneladas métricas desde 410 toneladas en el 2009.

"Los principales factores que explican estos logros, año tras año, incluyen políticas y campañas gubernamentales efectivas de reducción de cultivos ilícitos y de combate al tráfico de estupefacientes", dijo Aldo Lale-Demoz, representante de la ONUDD en Colombia.

El funcionario destacó que la mayor presencia del Estado y programas de desarrollo en regiones afectadas o vulnerables a los mercados y a las actividades criminales contribuyeron a la reducción de los cultivos en los últimos años.

Colombia, con el apoyo de Estados Unidos que le ha entregado más de US$6.000 millones, inició en el 2000 un agresivo plan de fumigación de cultivos de hoja de coca que ha incluido más presencia militar, programas sociales y de sustitución de plantaciones ilegales.