El gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, por su parte, decidió pasar la Nochebuena en la villa turística de Caviahue, cercana al volcán, en el noroeste provincial, según anunció el intendente de Copahue-Caviahue, Oscar Mansegosa.

El volcán comenzó a emitir humo y cenizas el sábado a las 9, por lo que se constituyó un Comité Operativo de Emergencia (COE), que declaró inicialmente el alerta amarillo, sin necesidad de evacuaciones.

Si bien la actividad volcánica disminuyó en la mañana del domingo, el "rojo" declarado por las autoridades chilenas, influyó para que de este lado de los Andes el nivel de alerta pasara de "amarillo" a "naranja".

En la reunión también participaron el delegado del Gobierno Nacional, Alberto Vivero, y el ministro de Desarrollo Social de Neuquén, Alfredo Rodríguez.

El intendente de Copahue-Caviahue, Oscar Mansegosa, informó a Télam la decisión del COE y aclaró que la medida tiene carácter preventivo, y no indica necesidad de evacuar a la población de la zona.

La decisión se adoptó en una reunión presidida por el gobernador Sapag, en la que se analizó el anuncio realizado por la Oficina Nacional de Emergencia de Chile que dispuso el alerta rojo para el distrito del Alto Biobio.

Respecto del lado argentino, Mansegosa consideró "remota" la posibilidad de evacuar a las personas de la región y aseguró que "las actividades institucionales y turísticas son normales".