Copiapó. Quien pierda vuelve a la mina, fue el desafío lanzado este jueves por el presidente chileno, Sebastián Piñera, al invitar a un partido de fútbol a los 33 mineros rescatados que hicieron historia tras sobrevivir casi 70 días en el fondo de la tierra.

En un jocoso encuentro con los mineros en el hospital de la norteña ciudad de Copiapó, a donde fueron trasladados para chequeos médicos y en algunos casos para intervenciones y tratamientos, el mandatario los saludó y se fotografió al estilo de la imagen oficial de una cumbre presidencial.

Apenas horas después de marcar el fin de la mayor hazaña mundial de supervivencia y de un inédito operativo de rescate, todos están en buen estado de salud y muchos gritaron que ya estaban listos para disputar el partido, en el que el mandatario chileno incluso arriesgará su propio poder.

"El equipo que gana se queda en La Moneda y el que pierde vuelve a la mina", dijo Piñera, desatando carcajadas entre los protagonistas, que se veían joviales e incluso algunos sin las gafas protectoras para la visión con la que emergieron de un ducto de más de 622 metros.

Con batas y pijamas, los hombres aceptaron el reto.

Piñera recibirá al heroico grupo en el palacio presidencial de la Moneda en poco más de una semana para hacerles un homenaje oficial.

"Yo creo que todo el país los quiere recibir en la casa de todos que es La Moneda. Así que los quería invitar para el día lunes 25 de octubre. Recibirlos como corresponde en La Moneda", les dijo Piñera.