Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dijo este miércoles que las condiciones de la cárcel en la que murieron 83 reos tras un dantesco incendio, en lo que ha sido calificado como la peor tragedia carcelaria de la historia del país, son "inhumanas".

"Las condiciones que existen dentro de esa cárcel son absolutamente inhumanas", dijo Piñera, aludiendo al penal de San Miguel que alberga a unos 2.000 presos, en condiciones que fue hecho para una población de sólo 1.000 internos.

Junto con confirmar que la cifra de muertos subió a 83, desde una primera confirmación de 81 personas, el presidente chileno dijo que "esto debe ser una tragedia que nos ayude a corregir el rumbo. El gobierno ya puso en marcha el 15 de octubre un completo plan para modernizar nuestra estructura carcelaria".

Actualmente, Chile tiene una sobrepoblación general en las cárceles de 70%, mientras que en su principal penitenciería, la cifra llega al 200%. Piñera anunció que desarrollará un "plan extraordinario" para "traer cárceles de emergencia y modulares" para superar el hacinamiento.

"Este es un problema que sin duda se arrastra desde hace mucho tiempo", dijo el mandatario.

Respecto a los lesionados, Piñera señaló que "los 21 heridos en este instante están siendo tratados con la mejor medicina de Chile... estamos haciendo todo lo que es posible hacer... todas las personas que han sido identificadas como muertas, sus familiares ya han sido notificados. Algunos todavía están siendo identificados porque se trató de un incendio".