Tegucigalpa. Dos pistoleros asesinaron a 18 personas en la ciudad de San Pedro Sula, la más violenta de Honduras, en un episodio provocado presuntamente por bandas de narcomenudeo, informó la policía.

Honduras es golpeada por una ola de violencia, acentuada en los últimos años por la presencia de miembros de cárteles mexicanos de la droga, que se han extendido sus operaciones hacia Centroamérica ante la campaña militar lanzada en su contra por el gobierno de México.

"Dos hombres armados con fusiles llegaron a una zapatería y empezaron a disparar indiscriminadamente", dijo a Reuters Héctor Mejía, jefe de la policía de San Pedro Sula, situada a 165 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

Dieciséis personas murieron en el lugar y dos más fallecieron poco después en el hospital, en donde aún permanece una persona lesionada, señalaron las autoridades.

El episodio, que se convirtió en el más numeroso en Honduras en lo que va del año, ocurrió en el marginal barrio San Francisco de San Pedro Sula, que es parte de una región en el norte del país donde operan bandas del narcotráfico dedicadas a trasegar cocaína hacia Estados Unidos.

"Tenemos la hipótesis que los crímenes hayan sido causados por disputas de territorio entre bandas dedicadas al narcomenudeo o por venganzas entre pandillas. En esa zona opera la Mara 18", dijo Mejía.

Aseguró que los fallecidos tienen edades entre 17 y 24 años y que entre los fallecidos están empleados de la zapatería y personas que visitaban el lugar.

Honduras registró en 2009, 5.265 homicidios.