Diyarbakir. Supuestos rebeldes kurdos bombardearon un oleoducto que va desde Kirkuk a Ceyhan, en el sureste de Turquía, y la producción fue detenida, dijeron este domingo a Reuters fuentes de seguridad turcas.

La explosión del sábado por la noche se produjo cerca de la ciudad de Midyat, en la provincia de Mardin, junto a la frontera con Siria, dijeron las fuentes.

Empleados del operador del oleoducto BOTAS, administrado por el Estado, estaban trabajando el domingo para reparar el ducto y reanudar el bombeo de combustible.

En las últimas semanas, los rebeldes del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK) han agudizado sus ataques contra el Ejército turco, luego de poner fin en junio a un cese al fuego de 14 meses.