Tokio. El sismo de magnitud 9 que afectó una planta nuclear de Japón en marzo la golpeó con una intensidad al menos un 30% mayor de lo estaba diseñada para soportar, y aumentó la posibilidad de que sistemas clave se vieran en peligro incluso antes del tsunami.

El operador Tokyo Electric Power dijo este lunes que los datos parciales recuperados de la dañada central Fukushima Daiichi mostraban que el movimiento del suelo durante el sismo excedía las especificaciones del diseño en tres de los seis reactores.

El terremoto del 11 de marzo y el tsunami de 15 metros que le siguió devastaron la costa noreste de Japón y mataron a más de 15.000 personas. Otras 9.500 siguen desaparecidas.

El desastre también desató el peor accidente nuclear desde Chernóbil. Unos 80.000 residentes de los 240 kilómetros alrededor de la central al norte de Tokio fueron evacuados debido al riesgo de radiación.

Nuevos datos e inspecciones del lugar mostraron que los reactores sufrieron daños mucho más graves de lo que se pensó en un principio.

Funcionarios japoneses han declarado anteriormente que la fusión que se dio en tres reactores en Fukushima fue causada por la pérdida de energía de los sistemas de refrigeración cuando el tsunami golpeó los generadores diesel de apoyo.

Tepco ha llamado en varias ocasiones a la combinación de desastres un suceso "más allá de las expectativas".

Pero los nuevos detalles publicados esta semana han puesto en duda el tema.

Al mismo tiempo, los nuevos datos e inspecciones del lugar mostraron que los reactores sufrieron daños mucho más graves de lo que se pensó en un principio y forzaron a los funcionarios a abandonar su propuesta inicial de cerrar la central.

Pero el descubrimiento de que los reactores o equipos de seguridad clave estaban dañados por el terremoto mismo podrían complicar el debate del futuro de la energía nuclear en Japón, mientras Tokio está bajo presión para reforzar los estándares de seguridad.

Informes publicados el lunes mostraron que dos terceras partes de los votantes apoyan la propuesta de Kan de cerrar la central nuclear de Hamaoka en el centro de Japón hasta que se pueda defender mejor de un desastre como el sismo y el tsunami que alcanzaron Fukushima.

El gobierno y Tepco prevén proporcionar el martes su primera actualización formal de los esfuerzos que llevan a cabo para estabilizar la central de Fukushima.

Funcionarios han dicho que se apegarán a la mesa de clausurar por completo los reactores para enero.