Tokio, Andina. La empresa japonesa responsable de operar la planta nuclear de Fukushima Daiichi, Tepco, pidió al gobierno japonés ayuda para pagar una indemnización a quienes resultaron desplazados por la crisis ocurrida el pasado mes de marzo.

El presidente de Tepco, Masataka Shimizu, dijo que la situación financiera actual de la empresa es sumamente delicada.

Shimizu advirtió que si se mantenía de esa manera, la compensación a las víctimas podría verse afectada, así como el suministro de electricidad.

Miles de personas que vivían en las cercanías de la central se vieron obligadas a huir cuando comenzaron las fugas de radiación, tras el terremoto y el tsunami que azotó a Japón en marzo.

Se prevé que la compensación supere los miles de millones de dólares.