Berlín. La policía alemana defendió su manejo de la seguridad en el masivo festival de música electrónica "Love Parade", donde se produjo una estampida que dejó 19 muertos y más de 300 heridos, pero dio pocas pistas sobre por qué ocurrió la tragedia.

En una rueda de prensa el domingo en la ciudad occidental de Duisburg, el portavoz Detlef von Schmeling dijo que la policía había estado controlando la afluencia de visitantes al túnel que llevaba al "Love Parade", e insistió en que había sitio para moverse cuando ocurrió el accidente el sábado.

"La policía había abierto puntos de convergencia durante todo el día para reducir la presión en el túnel (...) En el momento del accidente, había aún posibilidades de moverse incluso en la rampa", sostuvo.

"No puedo confirmar que hubiera una presión tan grande en el túnel o en el sitio como para desencadenar este accidente", señaló.

El oficial afirmó que no consideraba que la estampida hubiera sido causada por un pánico general, aunque señaló que la última palabra la tendría la fiscalía cuando terminara la investigación.

Un holandés, un australiano, un italiano y un ciudadano chino estaban entre las víctimas fatales, aseveró.

El Gobierno de España confirmó el domingo que dos jóvenes españoles también estaban entre los muertos, según medios.

Inicialmente, la policía dijo que la saturación del túnel de entrada a la antigua estación de trenes donde se celebraba el evento ayudó a provocar la estampida y posterior aplastamiento de muchos participantes.

El festival, uno de los eventos de música electrónica más grandes de Europa, atrajo alrededor de 1,4 millones de personas, según organizadores.

El organizador Rainer Schaller dijo que había suspendido el acto y manifestó sus condolencias por las víctimas.

"El Love Parade siempre fue una fiesta pacífica y alegre que ahora quedará trágicamente ensombrecida para siempre por los trágicos sucesos de ayer", dijo. "Por respeto a las víctimas, familias y amigos, anularemos el evento. El Love Parade ya no volverá a celebrarse", indicó.

El festival no fue cancelado de inmediato porque las autoridades temían que la medida llevara a un segundo ataque de pánico. Los organizadores finalmente lo suspendieron en la noche del sábado, horas después de que se supiera que había muertos.