Dannenberg, Alemania. La policía alemana usó este domingo bastones y gas lacrimógeno para despejar una línea de ferrocarril, mientras se enfrentaba con activistas que intentaban detener un traslado de desechos nucleares a un nuevo depósito.

Un portavoz de la policía dijo que unos 250 activistas habían tratado de dañar la pista cerca del vertedero para detener un tren que transportaba el material nuclear. Cuando la policía trató de pararlos, los activistas respondieron usando armas con bengalas y un rociador químico que dañaba los ojos.

"La situación no está aún bajo control", dijo otro portavoz de la policía.

La policía antidisturbios usó porras, gas lacrimógeno y un cañon de agua para detener a los activistas, que formaban parte de un grupo mayor de cerca de 4.000 manifestantes cerca de la ciudad de Leitstade que intentaban detener al tren.

Se inició un pequeño incendio bajo un vehículo policial armado, según imágenes emitidas por la televisión alemana. La policía dijo que los activistas habían vertido alquitrán en él y arrojaron pequeñas bombas de gasolina al vehículo.

La policía intentó repetidas veces impedir que los activistas quitaran grava bajo las vías del tren. .

La policía con casco fue también vista en imágenes emitidas mientras golpeaban a activistas con porras.

"Los que recuerden a la violencia contra los agentes de la policía tiene que esperar que les respondamos de igual modo", dijo una portavoz de la policía a N-TV televisión, y dijo que había habido "actos masivos de violencia contra la policía" este domingo.

Cerca de una decena de manifestantes fueron heridos, señalaron los manifestantes, citados en reportes de los medios locales. La policía no pudo confirmar algún herido.

El traslado de residuos se ha convertido en un tenso asunto político debido a la ira por la decisión de la canciller, Angela Merkel, de extender la vida útil de las 17 plantas de energía nuclear de Alemania pese a una gran oposición pública.

Los residuos son originados en Alemania y reprocesados en la planta de procesado del grupo nuclear francés Areva en La Haya para su almacenaje en un sitio en la ciudad del norte de Alemania de Gorleben.