Oslo. La policía noruega examinará los fondos usados por el fanático anti Islam Anders Behring Breivik en el marco de una investigación sobre los atentados en los que mató a 77 personas.

Una unidad policial creada especialmente conducirá la investigación, la mayor en la historia de Noruega, para revelar toda la información relacionada al ataque con bomba en Oslo y el tiroteo en la isla de Utoeya el 22 de julio. Breivik, de 32 años, confesó ser el autor de la masacre.

Parte de los 100 investigadores del caso están analizando si Breivik contó con ayuda financiera, dijo a Reuters un destacado funcionario, y buscan claves en Bermuda, Antigua y Barbuda y otros paraísos fiscales cuyos bancos no son del todo transparentes.

"En las entrevistas, (Breivik) declaró que trabajó durante mucho tiempo y ahorró un montón de dinero para financiar sus actividades más tarde", dijo el fiscal policial Paal-Fredrik Hjort Kraby.

"Eran varios millones de coronas noruegas -no voy a comentar el número exacto- y dijo que fueron fruto de su trabajo y de nadie más", agregó.

En su manifiesto, Breivik se jactó de haber ahorrado para el 2005 hasta 4 millones de coronas (US$743.200) para su plan y asegura que parte de la suma fue vía el Caribe y Europa del Este antes de perder cerca de la mitad en "especulación en la bolsa" en el 2008.

La policía de Oslo indicó que está trabajando junto a las autoridades de Estados Unidos, Gran Bretaña y los países nórdicos.

El vicejefe de la policía de Oslo, Hans Halvorsen, dijo que un destacado funcionario liderará la investigación, con equipos dedicados a evidencia técnica, víctimas, testigos, cooperación internacional y otros aspectos del caso.

"Probablemente durará alrededor de un año", agregó.

Psiquiatras. Kraby no confirmó los reportes de los medios de que Breivik pidió ser evaluado por un psiquiatra japonés.

"Puedo confirmar que no quiere psiquiatras noruegos", dijo, agregando que dos expertos en salud mental locales nombrados por la corte comenzarían a evaluarlo la próxima semana.

Kraby también corroboró la idea general de un reporte publicado en el diario noruego VG de que Breivik llamó a la policía casi al final de la masacre en el campamento de las juventudes laboristas -que en su visión representan a las fuerzas del multiculturalismo- y dijo lo siguiente:

"Breivik. Comandante. Organizado en el movimiento de resistencia anticomunista contra la islamización. La operación está completa y me rendiré a la Delta".

Delta es el nombre de la unidad de la policía armada de Oslo que se lanzó sobre Breivik una hora después del inicio del tiroteo en la isla.

"Hubo una llamada como esa", dijo Kraby a Reuters, agregando que la policía aún no determinó si era la voz del autor del ataque.

El miércoles más temprano, empleados de la ciudad de Oslo comenzaron a limpiar el mar de flores, muñecos de peluche, linternas, banderas y cartas depositados frente a la catedral por miles de visitantes en honor a las víctimas de la tragedia.