Bogotá. La policía de Colombia confiscó este sábado un cargamento de 3,3 toneladas de cocaína y de 25 kilos de heroína valorado en más de US$100 millones y que pertenecía a un narcotraficante prófugo, informó un oficial de alto rango.

El decomiso de la droga se realizó en el puerto caribeño de Barranquilla, capital del departamento del Atlántico.

La droga se encontraba oculta en contenedores que iban a ser despachados hacia Honduras y pertenecía a Daniel "El Loco" Barrera, uno de los narcotraficantes más buscados de Colombia.

"Los investigadores estiman que la droga tendría como destino final los mercados de Estados Unidos donde podría llegar a costar unos US$101 millones y Europa donde podría costar 149 millones de euros", dijo el general César Augusto Pinzón, director de la Policía Antinarcóticos.

"La droga se encontraba oculta en un doble fondo del techo de cada contenedor, los cuales contenían tejas y tanques plásticos que iban hacer enviados a Puerto Cortes, en Honduras", explicó el oficial quien aseguró que en la operación antidrogas no se produjeron capturas.

Colombia es considerado como el primer productor mundial de cocaína con alrededor de 400 toneladas anuales, y su posición geográfica, rodeado por dos océanos, la convierte en un lugar estratégico para el tráfico de drogas y de armas.

Sin embargo, el país redujo considerablemente su capacidad por una ofensiva de erradicación de cultivos de hoja de coca apoyada por Estados Unidos que desde el 2000 ha entregado más de US$6.000 millones en equipo militar, entrenamiento y programas sociales.

Pese a los esfuerzos de Colombia por erradicar el narcotráfico, la actividad ilícita se mantiene, entre otras razones, por la rentabilidad del negocio.

Un kilo de cocaína puede costar unos US$1.000 en las zonas selváticas de este país, y su costo en los mercados internacionales puede alcanzar los US$30.000 antes de ser vendido en pequeñas cantidades por distribuidores que también obtienen altas ganancias, de acuerdo con fuentes de seguridad.