Bogotá. La policía de Colombia confiscó seis toneladas de cocaína en una operación antidrogas realizada en una zona selvática cercana a la principal región petrolera del país, el mayor decomiso de droga en lo que va del año, informó el viernes un alto oficial.

La droga, con un valor estimado en US$180 millones, se descubrió este jueves en un gigantesco laboratorio ubicado en medio de la jungla, cerca al municipio de Puerto Gaitán, en el departamento del Meta, en el oriente del país.

El director de la Policía Antinarcóticos, general Luis Alberto Pérez, dijo que la cocaína y el laboratorio -que tenía capacidad para producir hasta 800 kilos de la droga a la semana- pertenecían a una banda criminal conformada por antiguos paramilitares de ultraderecha.

"Lo que hemos encontrado es la estructura más completa para el procesamiento de alcaloides en lo corrido de este año en el país", afirmó el oficial, que también reportó el decomiso de 120 toneladas de insumos químicos utilizados para el procesamiento de cocaína.

En la operación, en la que participaron 40 efectivos apoyados por helicópteros, no se produjeron capturas.

Nuevo objetivo de las autoridades. Las bandas criminales emergentes se convirtieron en un nuevo objetivo de las autoridades de Colombia y Estados Unidos por estar activamente involucradas en la producción y el tráfico de cocaína que envían a carteles mexicanos.

Washington es el principal aliado de Colombia en la lucha contra el narcotráfico y desde el 2000 ha entregado a Bogotá más de US$6.000 millones en equipo militar, entrenamiento y programas de asistencia social.

Colombia es considerado el primer productor mundial de cocaína con unas 300 toneladas anuales.

Las autoridades colombianas confiscaron 156 toneladas de cocaína en el 2010 y en lo que va de este año la cantidad de droga decomisada supera las 80 toneladas, de acuerdo con estadísticas oficiales.

Las enormes ganancias del narcotráfico y la posición geográfica de Colombia, rodeada por dos océanos, son los principales obstáculos para erradicar el delito en el país sudamericano, de acuerdo con fuentes de seguridad.