Brasilia. Un total de 42 grupos criminales fueron desarticulados hasta noviembre de este año en Brasil con base en el Plan Estratégico de Fronteras, lanzado en junio de 2011 por la presidenta Dilma Rousseff, dijo el gobierno, al calificar el saldo de "impresionante".

De carácter integrador, el plan es coordinado por el vicepresidente Michel Temer, y ejecutado por medio de operaciones bajo la responsabilidad de los ministerios de Justicia (Operación Centinela) y Defensa (Operación Gata).

En la presentación del informe, Temer, junto a los ministros de Defensa, Celso Amorim, y de Justicia, José Eduardo Cardozo, calificó el resultado de "impresionante".

Entre junio del año pasado y noviembre fueron capturadas 20.737 personas "in fraganti", un aumento de 700% respecto al período anterior, de enero de 2010 a mayo de 2011.

Además, fueron decomisadas 2.235 armas de fuego (un aumento de 500%), 280.785 municiones (350%), 350 toneladas de carga (330%), 9.545 vehículos (295%), y el equivalente a US$6 millones.

"Los números son impresionantes no sólo porque dicen respecto al combate al crimen transfronterizo, con integración de nuestras Fuerzas, sino también porque resultaron en una integración de nuestro país con países vecinos por medio de acuerdos internacionales, que también colaboraron intensamente", afirmó el vicepresidente.

Temer resaltó que el plan tuvo una función cívica y social al llegar a lugares aislados, habiendo realizado cerca de 30.000 atenciones médicas,18.000 odontológicos, 9.000 vacunaciones y la entrega de unos 200.000 medicamentos.

El ministro de Justicia dijo que en los próximos días la presidenta Rousseff firmará un decreto que guiará la acción integrada de las policías militares, federales y estatales en grandes eventos.

Brasil cuenta con 16.000 kilómetros de frontera, que divide con Argentina, Bolivia, Colombia, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay, Venezuela, y con la Guayana Francesa, departamento de ultramar de Francia.