Río de Janeiro. La Policía Federal de Brasil informó este viernes que lanzó un gran operativo para desarticular un "grupo de exterminio" formado por policías militarizados en el estado de Goiás (centro), que habría matado a más de 100 personas desde 2010.

La corporación divulgó que el operativo bautizado como Sexto Mandamiento, busca cumplir tres órdenes de prisión temporal y 17 de conducción coercitiva, es decir, cuando una persona es llevada obligatoriamente a prestar declaración.

Entre los sospechosos hay miembros del comando de la Policía Militarizada de Goiás y abogados.

Según el reporte, el grupo simulaba que las víctimas habían muerto en enfrentamiento con la policía, al tiempo que entre las más de 100 muertes atribuidas al grupo hay niños, adolescentes y mujeres.

Algunos de los crímenes fueron realizados durante horario de servicio, mediante el uso clandestino de vehículos de la Policía Militarizada y sin ningún motivo aparente, según el reporte de la Policía Federal.

El operativo policiaco es una continuación de otro que se hizo en 2011 y que terminó con la detención de 19 policías, tras un año de investigación.