Teherán. Decenas de partidarios de la oposición en Irán fueron arrestados este lunes mientras participaban en una marcha prohibida en Teherán para apoyar las revueltas de Egipto y Túnez, dijo un sitio web disidente.

"Testigos dijeron que en algunas partes las fuerzas de seguridad de Teherán arrestaron a decenas de manifestantes", afirmó el sitio en internet Kaleme, del líder opositor iraní Mirhossein Mousavi.

Las fuerzas de seguridad lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a miles de partidarios de la oposición cuando marchaban hacia una plaza de Teherán, dijeron testigos.

También se produjeron escaramuzas entre las policía y los manifestantes, lo que llevó a decenas de detenciones, en Isfahan, la tercera ciudad más grande de Irán, dijo otro testigo de Reuters.

La marcha es una prueba de fortaleza para la oposición reformista de Irán, que no ha salido a las calles desde diciembre de 2009, cuando perdieron la vida ocho personas.

Un gran número de fuerzas policiales y de seguridad estaban instalados alrededor de las principales plazas de la capital y viajaban en pares en motocicletas alrededor de la ciudad.

Se produjeron enfrentamientos menores en algunos puntos a lo largo de la capital de unos 12 millones de habitantes, dijeron testigos. Las conexiones de telefonía móvil estaban suspendidas en la zona de las protestas.

"Hay miles de personas marchando (...) no están gritando eslóganes (...) Las fuerzas de seguridad les lanzaron gas lacrimógeno para dispersarlos cerca de la plaza del imán Hossein", afirmó el testigo previamente en el día.

"Muerte al dictador", cantaron algunos manifestantes, aunque en otras plazas algunos opositores marchaban en silencio.

Cerco a líderes opositores. Los manifestantes marcharon a través de las calles Azadi (Libertad) y Enghelab, que forman un amplio paseo que lleva hacia la plaza Azadi, un tradicional punto de encuentro para protestas dominado por un enorme arco blanco, en el centro de Teherán.

Cientos de personas también se reunieron en Isfahan y Shiraz.

Las fuerzas de seguridad rodearon las casas de los líderes de oposición Mirhossein Mousavi y Mehdi Karroubi para impedirles, y también a la esposa de Mousavi, Zahra Rahnavard, que se unieran a la marcha, afirmaron sus páginas en internet.

"Mirhossein Mousavi y Zahra Rahnavard aún están tratando de dejar su casa y unirse a la protesta (...) pero las fuerzas de seguridad se lo están impidiendo. Las fuerzas de seguridad incluso han amenazado a los guardias de Mousavi, diciéndole que él no debe salir de su casa por ningún medio", dijo la página web Kaleme del líder disidente.

Mousavi y Karroubi aprovecharon el respaldo oficial iraní a las enormes protestas callejeras en el mundo árabe para convocar a manifestaciones en solidaridad, pero las autoridades rechazaron la solicitud para realizar la marcha.

Desafiando el veto, la oposición de todas formas renovó su convocatoria para la manifestación.

Las autoridades de Irán han advertido a la oposición que no debe crear una "crisis de seguridad" reanudando las masivas protestas contra el Gobierno que surgieron tras la votación, los mayores disturbios vistos en el país desde la revolución de 1979.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, describió las revueltas en Túnez y Egipto como un "despertar islámico", similar a la revolución de 1979 que derrocó al sah, apoyado por Estados Unidos.

Pero la oposición considera que los disturbios son más parecidos a sus propias protestas tras las elecciones de junio del 2009, que según dijeron fueron manipuladas a favor del presidente Mahmoud Ahmadinejad.