El ministro de Seguridad de Honduras, Pompeyo Bonilla, negó este viernes que 16 personas hayan sido masacradas en un sitio alejado en el oriente de ese país como señaló la prensa local y agregó que se trató de una "falsa alarma".

El funcionario indicó que la denuncia de las presuntas muertes "nació de algún lado y tenemos que llegar a sus entrañas".

Medios locales informaron el jueves que 16 personas fueron asesinadas en la aldea Payabila, en el municipio de Cuyamel, departamento de Olancho, un sitio alejado en inhóspito.

Al trascender la información, un equipo de militares y policías emprendió el viaje de unas ocho horas desde Catacamas en Olancho y hasta la madrugada de este viernes descartaron que se haya producido la masacre.

La información surgió tras una denuncia de un poblador de la zona y que porteriormente trascendió en medios de comunicación.

"Hay que destacar la capacidad de reacción de la Policía, la Fiscalía y las Fuerzas Armadas, vamos a tratar de validar la noticia para no poner en zozobra al pueblo hondureño", dijo el ministro.

Por su lado, el oficial de la policía Alex Villanueva, dijo que nunca existió tal hecho e indicó que trabajaron durante toda la noche hasta llegar a la zona para verificarlo.

Señaló que la Fiscalía y la policía investigan a los responsables de divulgar la falsa noticia y que se procederá contra ellos.

Informes preliminares indicaron que la señora Teodora Carrasco (50) y su esposo Anastacio Almendares (50), habrían sido asesinados junto a los miembros de su familia en una supuesta disputa de tierras provocada por el crimen organizado, lo que resultó falso.