Lima. Decenas de personas en Perú, entre dirigentes y alcaldes de zonas cocaleras, fueron detenidos el viernes por presuntos vínculos con el narcotráfico y la guerrilla en uno de los mayores operativos policiales en la lucha contra las drogas, dijeron fuentes policiales.

La redada se realizó en las localidades selváticas Tingo María y Alto Huallaga, en el centro del país y donde operan las mayores bandas de narcotráfico en alianza con los remanentes del grupo guerrillero Sendero Luminoso.

"El operativo se ha realizado en la madrugada. Se dio una investigación y luego una orden judicial para detenerlos por (supuestos) vínculos con el narcotráfico", dijo un funcionario del ministerio de Interior, que prefirió el anonimato.

"Los detenidos han venido a Lima y se encuentran en la Dirandro (dirección antidrogas), son 25 entre hombres y mujeres", afirmó. "Es probable que venga un segundo avión con más detenidos", agregó el funcionario a Reuters.

La zona de Huánuco y del Alto Huallaga, junto al llamado Valle de los Ríos Apurímac y Ene (VRAE) en la selva del país, se han convertido en el mayor cinturón cocalero del mundo, según Naciones Unidas, y la policía dice que la mayor parte de la hoja de coca cultivada y la cocaína producida allí es exportada con la ayuda de los miembros de Sendero Luminoso.

El presidente Alan García, cuyo primer Gobierno en la década de 1980 fue ensombrecido por la creciente insurgencia, ha encomendado a la policía combatir duramente al narcotráfico y la guerrilla para evitar que aumente su accionar.

Pero hasta ahora, los rebeldes y narcotraficantes han matado a unos 50 soldados y policías pobremente equipados y hasta derribaron helicópteros en zonas cocaleras.

Un abogado de los dirigentes cocaleros dijo a la radio local RPP que los detenidos suman 45, entre ellos el alcalde del distrito de Monzón, Iburcio Morales, una autoridad conocida por rechazar constantemente las acciones policiales en contra del cultivo ilegal de hoja de coca, insumo base de la cocaína.

Según la radioemisora y el abogado, la policía utilizó bombas lacrimógenas y hasta un helicóptero para apoyar el operativo, que dejó al menos dos agentes heridos.

"A uno de mis patrocinados lo sacaron de su cuarto en Tingo María, donde residía (...) los agarraron con bombas lacrimógenas, reventaron las puertas de la casa y se lo llevaron", dijo el abogado Jerónimo Villegas.

Según reportes de medios locales, el operativo se produjo días después de que la policía incautó grandes insumos químicos que se usan para elaborar cocaína, en el marco de una ofensiva contra el narcotráfico en algunas localidades de la zona.

La televisora estatal dijo además que entre los detenidos figura un alcalde electo en los comicios de octubre y cuyo cargo debe asumir a inicios del próximo año.

Perú enfrentó durante dos décadas una sangrienta lucha contra la guerrilla de Sendero Luminoso, en la que murieron o desaparecieron unas 69.000 personas, según cifras oficiales.