Los Ángeles. Un portaaviones de la Marina de Estados Unidos fue desviado este martes de una misión de entrenamiento en el océano Pacífico para entregar suministros a un crucero de lujo que quedó varado frente a la costa de México por un incendio en su sala de máquinas.

El portaaviones Ronald Reagan ancló cerca del averiado barco Carnival Splendor a unos 80 kilómetros al oeste de Punta San Jacinto, México, y 241 kilómetros al sur de San Diego, mientras helicópteros comenzaban a llevar comida, agua y provisiones a la aislada embarcación.

"Los suministros están siendo descargados en la cubierta mientras hablamos", dijo a Reuters el comandante de la Marina Greg Hicks por teléfono.

Las provisiones para el crucero estaban siendo enviadas desde tierra al Ronald Reagan en aviones militares, explicó.

El barco de Carnival Cruise Lines, un crucero de lujo de 290 metros apodado Carnival Splendor, tenía cerca de 3.300 pasajeros y una tripulación de casi 1.200 personas a bordo cuando un incendio estalló en su sala de máquinas este lunes en la mañana.

No se reportaron heridos en el siniestro. Los pasajeros inicialmente fueron llevados de sus cabinas a las áreas abiertas de la cubierta en la parte superior del barco como precaución.

El incendio, que tardó alrededor de tres horas en ser extinguido, dañó el sistema de propulsión del Carnival Splendor y dejó a la nave varada en el agua, obligando a la firma a cancelar el resto del viaje.

La compañía con sede en Miami, una unidad de la mayor línea de cruceros del mundo, Carnival Corp, dijo que estaba intentando llevar a sus pasajeros a casa lo más rápido posible.

"Las condiciones a bordo del barco son muy desafiantes y sinceramente nos disculpamos por la incomodidad y los inconvenientes que nuestros huéspedes actualmente están soportando", dijo el presidente y jefe ejecutivo de Carnival Cruise Lines, Gerry Cahill, en un comunicado.

Según se planeó originalmente, el barco iba a ser remolcado al puerto de Ensenada, México, donde los pasajeros desembarcarían y serían transportados en autobús a Tijuana.

Pero más tarde en el día, Carnival dijo que la embarcación estaba siendo impulsada por remolcadores hacia San Diego. No se conocía su hora aproximada de arribo.

Una portavoz de la compañía dijo que el Carnival Splendor normalmente transporta suficiente alimento y agua para durar al menos una semana, pero que las provisiones se agotaron debido a que el sistema de refrigeración se descompuso.

Pese a que generadores auxiliares proveían energía limitada, el sistema de aire acondicionado, el servicio de comida caliente y los teléfonos tampoco funcionaban. Pero los ingenieros lograron hacer funcionar los servicios higiénicos para todas las cabinas y los baños este lunes por la noche.

El Carnival Splendor comenzó su viaje el domingo desde Long Beach, en el sur de Los Ángeles. Su itinerario normal incluye paradas en Puerto Vallarta, Mazatlán y Cabo San Lucas en México.

El Ronald Reagan y sus 5.000 tripulantes estaban realizando ejercicios de entrenamiento preparándose para un próximo despliegue cuando la Guardia Costera estadounidense solicitó ayuda para entregar provisiones al crucero, que en ese momento de encontraba a unos 80 kilómetros de distancia.

Carnival dijo que los pasajeros de la nave averiada recibirían un reembolso completo y el pago de sus costos de transporte, así como un viaje en un crucero de valor similar cortesía de la compañía.