Los Mochis Excelsior.com.mx. El presidente Felipe Calderón supervisó en el aeropuerto de Los Mochis el embarque de despensas a los helicópteros destinados a Sierra Tarahumara, a cargo de la Secretaría de Marina, con el fin de ir en ayuda de los mexicanos afectados por la sequía.

Con el mandatario federal participaron en la denominada cadena humana, su esposa Margarita Zavala; el gobernador Mario López Valdés, y los titulares de Marina, Francisco Saynez Mendoza; de Salud, Salomón Chertorisky; y de la Conagua, Jose Luis Luegue Tamargo.

“Todos somos testigos de cómo toda nuestra sociedad se ha volcado a darle auxilio a las comunidades rarámuris”, dijo el secretario almirante.

Informó a Calderón que ya se distribuyeron 22 toneladas de las 119 recolectadas de víveres para los mexicanos afectados por la sequía.

El denominado puente aéreo que la Marina coordina busca responder al llamado de auxilio a la sequía más grave que el país haya enfrentado en los últimos años.

El presidente agradeció particularmente a los habitantes del DF y del Estado de México por la ayuda que se ha reunido en los centros de acopio para los afectados por “esta sequía extraordinaria”.

Calderón confió en que tanto la Armada de México como el Ejército se harán responsables de entregar la ayuda humanitaria, una tarea que, según señaló, no es sencilla por las condiciones de aislamiento de los habitantes de la Sierra Tarahumara.

Además, Calderón prometió redoblar esfuerzos para garantizar que la solidaridad de los mexicanos llegue a quienes ahora tanto la necesitan.

En su mensaje, el presidente exaltó el respaldo de las Fuerzas Armas a las tareas de seguridad y expresó sus condolencias a los familiares de los uniformados que en los últimos días murieron en esta entidad en operativos contra el crimen organizado.

Calderón dijo que el gobierno federal no dejará en el desamparo a los deudos.

En tanto, el mandatario se comprometió a que, independientemente de la gravedad de la sequía, por tierra, mar y aire un verdadero ejército humano de voluntarios hará llegar agua suficiente a las comunidades afectadas, incluso en cantidades superiores a las que existían antes de la contingencia.

El presidente instruyó al Programa Oportunidades a no quitar la ayuda a los niños que por las complicaciones de la sequía han dejado de asistir a la escuela.