Santiago. El presidente de Chile, Sebastián Piñera, destituyó a directivos del regulador de la actividad minera y ordenó este miércoles una intervención del organismo tras el accidente que mantiene atrapados a 33 trabajadores en una mina desde hace seis días.

El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) ha sido blanco de las críticas por las malas condiciones de seguridad en la mediana y pequeña minería, que han provocado diferentes accidentes en la zona norte del país.

"He decidido pedir la renuncia al director nacional de geología y minas, al subdirector de minería y al director regional de la región de Atacama", informó el mandatario en Santiago tras reunirse con el ministro de Minería, Laurence Golborne.

La mina de oro y cobre San José -de la local Minera San Esteban- había sido clausurada años atrás y luego se le permitió reabrir en circunstancias que son investigadas por las autoridades.

Los anuncios de Piñera se dieron en paralelo con el avance de los trabajos de perforación para contactar a los mineros y los preparativos para una eventual reactivación del ingreso de brigadas de rescate a la mina, que sufrió un derrumbe este jueves pasado.
Se espera que los mineros estén en un refugio a unos 700 metros de profundidad en la desértica zona de Atacama.

El gobernante detalló que se estaban reforzando los túneles de la rampa principal de acceso, que fue obstruido por el derrumbe del jueves, así como se fortalecía el ducto de ventilación bloqueado por otro derrumbe el fin de semana.

"Todo esto con el propósito de ir preparando y anticipando las labores de rescate que vendrán con posterioridad", comentó.