Teherán. El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, dijo el sábado que la república islámica, que afronta severas sanciones internacionales, anunciará pronto avances "muy importantes" en su programa nuclear.

El presidente hizo estas declaraciones en el 33 aniversario de la Revolución Islámica. Decenas de miles de iraníes participaron en marchas organizadas por el Estado en todo el país para celebrar la ocasión.

"En los próximos días, el mundo presenciará el anuncio de Irán de sus muy importantes y muy grandes logros nucleares", dijo Ahmadinejad a una multitud en la plaza Azadi (Libertad) de Teherán, en un discurso emitido en directo en la televisión estatal.

Los manifestantes llevaban banderas iraníes e imágenes del líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, y corearon "Muerte a Israel" y "Muerte a Estados Unidos".

Ahmadinejad no dio detalles de cómo han progresado las actividades nucleares de Irán, que según Teherán sólo tienen propósitos pacíficos y apuntan a la generación de energía para cumplir con la creciente demanda de su población.

"Lo único que digo es que si ustedes (Occidente) continúan usando la retórica de la fuerza y la amenaza, nuestra nación nunca sucumbirá a su presión", dijo Ahmadinejad.

Estados Unidos e Israel, un país no reconocido por Irán, no han descartado tomar acciones militares si los esfuerzos diplomáticos no logran resolver la disputa nuclear.

Irán ha advertido que tomará una "dolorosa" represalia, diciendo que impactaría a Israel y a las bases estadounidenses en el Golfo Pérsico y que podría cerrar el vital Estrecho de Ormuz, por donde pasan buena parte de los cargamentos de petróleo que salen de la región.

"De ser atacado por el régimen sionista (Israel), nosotros lo convertiremos en polvo", dijo el sábado un comandante de las Guardias Revolucionarias iraníes, Mohammad Shirdel, a la agencia de noticias semi-oficial Fars.

"Miles de nuestros misiles atacarán a Israel y a las 40 bases de Estados Unidos en la región", añadió.

Las tensiones con Occidente se agudizaron después del aumento de las sanciones contra Irán. La Unión Europea acordó vetar las importaciones de crudo iraníes a partir de julio y congelar los activos del Banco Central del Estado islámico.

Sus medidas refuerzan aquellas impuestas por Estados Unidos mientras Occidente intenta obligar a Teherán a regresar a la mesa de negociaciones sobre su programa nuclear antes de que produzca suficiente material para desarrollar una bomba atómica.

Ninguno de los bandos ha mostrado inclinación a tomar compromisos. Irán dice que afrontará las sanciones de la UE con medidas en represalia y su Parlamento planea aprobar una ley que prohíbe las exportaciones de petróleo al bloque europeo.

Funcionarios iraníes han desestimado el impacto de las sanciones y han afirmado que la población del país encarará cualquier etapa de penurias en apoyo al derecho de la nación de contar con tecnología nuclear.

"Lo único que digo es que si ustedes (Occidente) continúan usando la retórica de la fuerza y la amenaza, nuestra nación nunca sucumbirá a su presión", dijo Ahmadinejad.