EL presidente mauritano apareció este domingo en televisión para llamar a la calma, horas después de recibir disparos de soldados en lo que describió como un accidente.

Mohamed Uld Abdel Aziz, considerado un aliado de Occidente ante la creciente presencia de Al Qaeda en el desierto del Sáhara, gobierna desde que tomó el poder en un golpe en 2008. El país, situado en el noroeste de África, ha permanecido mayoritariamente estable en ese tiempo.

Abdel Aziz resultó herido este sábado por la noche cuando una patrulla militar abrió fuego sobre su convoy a unos 40 kilómetros de la capital, Nuakchot. Una fuente médica dijo que había sufrido una herida de bala en el abdomen.

"Quiero calmar a todos los ciudadanos", dijo Abdel Aziz en una aparición en la televisión estatal desde su cama de hospital. "Quiero tranquilizar a todo el mundo sobre mi estado de salud después de este incidente cometido por error".

Poco después de la retransmisión, fue trasladado en avión a la antigua metrópoli colonial, Francia, para recibir más atención médica, según una fuente del Gobierno.

Abdel Aziz ganó unas elecciones en 2009 en este país en su mayoría desértico.

Su Gobierno lanzó numerosas operaciones militares sobre bases islamistas en la vecina Mali antes de que una rebelión dividiera el país en dos, dejando buena parte en manos de grupos fuertemente armados vinculados a Al Qaeda.