Islamabad. El presidente de Pakistán, Asif Ali Zardari, declaró que abandonar su cargo no es una opción y que nadie le ha pedido que renuncie, en respuesta a especulaciones respecto a que los poderosos militares querrían su salida.

"Nadie lo ha pedido aún. Si alguien lo hace, te contaré", comentó Zardari en una entrevista pregrabada con uno de los conductores más populares de la televisión local.

El mandatario parecía de buen ánimo tras someterse a un tratamiento médico en Dubai el mes pasado.

Zardari enfrenta su mayor crisis política desde que asumió su mandato en el 2008 por un memorando no firmado enviado al Pentágono en que buscaba la ayuda estadounidense para contener a los generales pakistaníes, que han gobernado el país por más de la mitad de su historia.

Aunque su cargo es mayormente simbólico, Zardari tiene una influencia considerable como líder del partido gobernante y cualquier salida forzada sería una humillación para el liderazgo civil y podría sumir al país en la confusión.

Al ser consultado en la entrevista por televisión si "escapar" era una opción para él, Zardari respondió que "¿Por qué habría de serlo?".