El presidente sirio, Bashar al Assad, apareció este domingo en la televisión estatal, en su segunda aparición tras el ataque con bomba de Damasco que el miércoles pasado mató a cuatro de sus más estrechos aliados y le propinó el peor golpe desde iniciada la rebelión que desangra al país.

Vestido con un traje oscuro, Al Assad apareció durante un encuentro con el nuevo jefe del Estado mayor, Ali Abdullah Ayub, sin que el canal precisara dónde había tenido lugar.

Tras el ataque del miércoles pasado, activistas de la oposición indicaron que el presidente había huido a la ciudad costera de Latakia.

Un día después, apareció en la televisión estatal en la toma de posesión del nuevo ministro de Defensa, Fahd Jasim Frij, en un edificio no identificado. Su predecesor, Daud Rajha, murió en el atentado del miércoles, informó la agencia de noticias Europa Press.

En Doha, en tanto, los ministros de Asuntos Exteriores de la Liga Árabe celebrarán una reunión de urgencia para tratar la situación actual en Siria, desangrada por una rebelión popular que se acerca a los 17 meses y ya costó la vida a más de 10 mil personas, según Naciones Unidas.

El secretario general de la Liga, Nabil Elaraby, partió este sábado de El Cairo, sede de la organización panárabe, hacia Qatar, informó el diario estatal egipcio Al Ahram.

El miércoles pasado, Elaraby expresó la preocupación de la Liga Árabe por la situación humanitaria en Siria y alertó del riesgo de una auténtica guerra civil. "La violencia lleva a más violencia", dijo.

La reunión se celebrará mientras no cede la violencia en Siria, donde el sábado, envalentonados por una audaz ofensiva sobre Damasco, insurgentes sirios atacaron distintos objetivos y se enfrentaron con el Ejército en Alepo, la mayor ciudad del país y mayormente partidaria del gobierno, en una violenta jornada con más de 130 muertos, según consigna Europa Press.

El ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, en tanto, confirmó que el paso fronterizo de Bab al Salam, uno de los que separa Siria de Turquía, se encuentra desde este domingo bajo control de milicianos del Ejército Libre Sirio (ELS), según informó la cadena qatarí Al Yazira.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, organismo con sede en Londres, difundió un vídeo a través de Internet en el que se puede ver a los guerrilleros rebeldes celebrando la captura del puesto fronterizo.

Bab al Salam se encuentra al norte de la ciudad de Alepo, y -de conformarse el hecho- será el tercer puesto de control de la frontera con Turquía tomado por los sublevados en los cuatro últimos días, después de los de Bab al Hawa y Jarablus.

Los rebeldes también controlan algunos enclaves de la frontera entre Siria e Irak.