Estambul. El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, se comprometió hoy a luchar contra el terrorismo "hasta el final", varias horas después de que un atentado perpetrado contra una discoteca de Estambul dejase 39 muertos.

"Como una nación lucharemos hasta el final no sólo contra los ataques armados de los grupos y las fuerzas que están detrás de ellos, sino también contra los ataques económicos, políticos y sociales", aseveró el mandatario en un comunicado.

"Somos conscientes de que estos ataques perpetrados por diferentes organizaciones terroristas contra nuestros ciudadanos no son independientes de otros incidentes que suceden en la región (...) Estamos determinados a destruir de raíz estos ataques y amenazas contra nuestro país", enfatizó.

En la madrugada del domingo, un hombre armado irrumpió en la popular discoteca Reina, en el distrito de Besiktas, Estambul, y disparó a los cientos de personas que se reunían allí celebrando el Año Nuevo, dejando 39 muertos y 69 heridos, incluidos cuatro que se encuentran en estado crítico, de acuerdo con las autoridades turcas.

Entre las víctimas se encuentran varios extranjeros, hecho que se cree que asestará un nuevo golpe al ya deprimido turismo del país.

El gobernador de Estambul, Vasip Sahin, calificó el tiroteo de un acto de terrorismo. La policía sigue buscando al atacante que huyó de la discoteca en medio del caos.