Sharm el-Sheikh. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se reunirá este jueves con el presidente de Egipto como parte de un esfuerzo por revivir las conversaciones de paz en Oriente Medio.

Las negociaciones entre los palestinos e israelíes fracasaron después de que Israel se negó a extender un congelamiento parcial de 10 meses sobre la construcción de asentamientos en la ocupada Cisjordania, llevando a los palestinos a retirarse. El freno a la construcción expiró el 26 de septiembre.

La reunión en el centro vacacional de Sharm el-Sheikh, sobre el Mar Rojo, busca hacer avanzar el proceso de paz después de que Estados Unidos, que patrocina las conversaciones cara a cara, dijo en diciembre que había fracasado en persuadir a Israel para que restrinja la actividad de construcción en los asentamientos.

El presidente de Egipto, Hosni Mubarak, culpó a Israel por el colapso de las conversaciones en un discurso al Parlamento en diciembre y pidió a Washington que infunda nuevo vigor al proceso.

La Liga Árabe dijo en diciembre que rechazaba más conversaciones sin una propuesta de paz "seria" de parte de Washington.

Un funcionario egipcio dijo que el diálogo de este jueves, que tenían previsto comenzar a las 12.00 GMT, buscaba ayudar a romper el estancamiento en la diplomacia para la paz, pero no dio detalles.

Las relaciones de Egipto con el grupo libanés Hezbollah han estado tensas desde que el movimiento chií calificó a El Cairo como "un socio en el crimen" con Israel contra los palestinos en la Franja de Gaza.

El Cairo ha condenado a 26 hombres de planear ataques militantes en Egipto y dijo que estaban vinculados a Hezbollah.

Egipto también ha acusado a un empresario egipcio y a dos israelíes por espiar para Israel.

Un portavoz de Netanyahu, Ofir Gendelman, dijo cuando fue consultado sobre el caso: "Estas son acusaciones sin fundamento. Hemos negado oficialmente el rumor de un espía israelí en Egipto".

Una fuente política israelí dijo que se esperaba que la agenda en Sharm el-Sheikh incluyera esfuerzos por recuperar al soldado israelí Gilad Shalit, quien fue secuestrado en el 2006 en una incursión transfronteriza desde Gaza, que está controlada por el grupo palestino Hamas.

Las conversaciones palestino-israelíes directas se reanudaron en septiembre después de un paréntesis de 20 meses, pero sucumbieron tres semanas más tarde.

Los palestinos han dicho que renovar las conversaciones con Israel requería un freno a la construcción en los asentamientos en territorio donde buscan establecer un futuro Estado y un fin a la edificación israelí en Jerusalén oriental.

El estatus de Jerusalén, las fronteras de un futuro Estado palestino y el destino de los refugiados palestinos son temas centrales que Netanyahu y el presidente palestino, Mahmoud Abbas, tendrán que resolver para alcanzar la paz.