Bagdad. Mientras el malestar social se extiende por Medio Oriente, el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki dijo que cedería la mitad de su salario y pidió fijar un límite de dos mandatos consecutivos a su cargo.

Los iraquíes han realizado esporádicas protestas contra la escasez de alimentos, energía y agua y su situación apremiante atrajo particular atención este mes cuando una ola de protestas antigubernamentales sacudió a la región.

A diferencia de otros países de la región, el ex régimen autocrático de Irak ya ha sido derrocado, mediante la invasión liderada por Estados Unidos en el 2003.

El asesor de medios de Maliki, Ali al-Moussawi, dijo que el primer ministro renunciará al 50% de su sueldo mensual de US$30.000 para llevar su salario más cerca de otros empleados gubernamentales.

"Siente que hay una enorme diferencia y dice que esto conduce a una especie de sistema de castas en la sociedad", dijo Moussawi. Maliki hizo el anuncio en un comunicado la noche de este viernes.

Este sábado, Maliki reiteró que apoyaba los esfuerzos para lograr una reforma constitucional que pusiera un límite de dos mandatos al cargo de primer ministro, dijo Moussawi.

Actualmente, el primer ministro de Irak puede aspirar a ser reelecto indefinidamente, mientras el presidente sólo puede cumplir dos mandatos seguidos.