El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, acusó este dominfo al Hamas de violar un cese al fuego solicitado por el grupo y prometió llevar a cabo todo lo que tenga que hacerse para proteger a su país.

En una entrevista con CNN, también rechazó las acusaciones de que las fuerzas israelíes atacaran a civiles en la ofensiva contra la Franja de Gaza y culpó al Hamas de usar a gente local como "escudos humanos".

"Ellos están violando su propio cese al fuego. Bajo estas circunstancias, Israel hará lo que debe hacer para defender a su pueblo", prometió Netanyahu.

Horas antes, el movimiento islámico Hamas anunció que acordó con las facciones palestinas aceptar un cese al fuego de 24 horas propuesto por la ONU en la Franja de Gaza.

El vocero del Hamas en Gaza, Sami Abu Zuhri, dijo en un mensaje de texto enviado a los reporteros que en "respuesta a la intervención de la ONU y considerando la situación de la gente, se acordó con las facciones palestinas un cese al fuego de 24 horas a partir de las 14:00 horas del domingo".

Antes de eso, Israel avaló un plan de cese al fuego mediado por Egipto, el cual fue rechazado por el Hamas porque no satisface algunas de sus demandas clave y lo considera una propuesta inaceptable.

Netanyahu dijo a CNN que las fuerzas israelíes continuarán su campaña militar para desmantelar la red de túneles transfronterizos del Hamas y eliminar su arsenal de cohetes.

"No voy a hablar sobre una operación militar específica... Israel está haciendo lo que cualquier otro país haría y Estados Unidos haría si cualquier porcentaje de su país estuviera bajo fuego y se tienen entre 60 ó 90 segundos para acudir a un refugio antibombas", afirmó el primer ministro.

"Diría que queremos detener el lanzamiento de cohetes efectivamente. Queremos desmantelar el túnel, la red de túneles terroristas que descubrimos. No sé si tendremos 100% de éxito", agregó. "Nuestros soldados están haciéndose cargo de eso ahora", indicó.

En otra entrevista con CBS, Netanyahu subrayó que su país no ataca deliberadamente a civiles de Gaza y condenó al Hamas por provocar el conflicto en áreas residenciales, y agregó que la meta de largo plazo es evitar ataques futuros contra Israel.

La ronda más reciente de ataques incesantes y de lanzamiento de cohetes ha causado la muerte a más de 1.030 palestinos y heridas a más de 6.000.

Israel ha perdido a 43 soldados en la incursión terrestre en Gaza.