París. Familias, estudiantes y trabajadores del sector privado de Francia se unieron este sábado a las masivas manifestaciones por una reforma de pensiones del gobierno, y los sindicatos esperan que más de 3 millones de personas salgan a las calles.

Los sindicatos convocaron a un día de protestas, el cuarto de una ronda de medidas contra el proyecto de ley que elevará la edad de jubilación. La legislación será sometida a debate en el Senado a partir del 5 de octubre.

Alrededor de 250 manifestaciones están previstas en todo el país, después de las enormes marchas registradas el mes pasado contra una reforma calificada como injusta por los sindicatos, pero que es esencial para el gobierno del presidente Nicolas Sarkozy.

"Hoy somos mucho más que durante la semana", dijo Xavier Petrachi, un delegado del sindicado CGT en Toulouse. "Hay un verdadero sentimiento de familia. (...) Francia está protestando", aseveró.

Los sindicatos, que también planifican una huelga para el 12 de octubre, esperan atraer a entre 2 y 3 millones de personas y los sondeos sugieren que el movimiento para evitar la reforma está tomando impulso.

Un sondeo publicado por el diario francés L'Humanite mostró que más del 70 por ciento de las personas apoyaba la jornada de manifestaciones.

Los sindicatos están en pie de guerra en todo Europa mientras los gobiernos recortan los gastos para salir de las deudas y los efectos de la recesión global del 2008 y el 2009, la peor desde la Segunda Guerra Mundial.

"Debemos demostrar fuerza", dijo Jean-Claude Mailly, jefe del sindicato radical Fuerza Ouvriere. "El Gobierno está congelado (...) están comprometidos a cumplir con la meta de Bruselas del 3 por ciento y están bajo presión de los mercados financieros", aseveró.

El Gobierno indica que la legislación es vital para abordar un creciente déficit en el sistema de pensiones, reducir la deuda del gasto público y preservar las excelentes calificaciones crediticias de Francia, que le permiten hacer préstamos con bajos intereses en los mercados financieros.

Los sindicatos señalan que alrededor de 3 millones de personas participaron en huelgas y protestas el 23 de septiembre. La policía dice que la cifra fue de alrededor de 1 millón de personas.

Las paralizaciones interrumpieron actividades en escuelas, cancelaron vuelos y afectaron al transporte público.

Sarkozy firme. El Senado ha dicho que ofrecerá concesiones, pero ha descartado cualquier cambio a los puntos clave de la ley.

La propuesta legal elevará la edad mínima de jubilación a 62 años y la edad en las personas podrán retirarse con una pensión completa llegará a 67 años, desde 65. Se trata de una pieza importante del plan del Gobierno dirigido a equilibrar las finanzas del sistema para el 2018.

"Estoy escuchando a los manifestantes, entiendo su enojo, pero el rol de jefe de Estado es cumplir con sus responsabilidades", dijo este viernes Sarkozy. "La reforma de pensiones y los cortes de presupuesto son esenciales para nuestra competitividad", señaló.

Estibadores en huelga continuaban sin retomar sus actividades en el principal puerto de Marsella este sábado. Las huelgas se han extendido a otros puertos, dado que las protestas por la liberalización del sector empeoraron con las manifestaciones contra la reforma de pensiones.

En otras partes de Europa los gobiernos están recortando los gastos, especialmente en España, Portugal y Grecia, mientras las medidas de austeridad se hacen más patentes en la zona euro.