El jefe de la Fuerza Aérea de Tailandia, Prajin Juntong, remarcó que por el momento se desconoce si el avión detectado por la estación de radar es efectivamente del vuelo desaparecido, de acuerdo a lo informado por el diario tailandés `The Nation`.

En base a estas informaciones, el Ejército tailandés recibió comunicaciones normales hasta que desapareció del radar. Seis minutos después, un radar detectó una señal desconocida en dirección contraria.

"La señal del avión desconocido fue enviada de forma intermitente", indicó un portavoz del Ejército tailandés en declaraciones realizadas en la cadena de televisión estadounidense CNN, según despacho de Europa Press.

El Boeing 777-200ER de Malaysia Airlines desapareció el pasado 8 de marzo con 239 personas a bordo cuando volaba desde Kuala Lumpur hasta Beijing, sin que hasta el momento se hayan encontrado restos del aparato.

China, país del que procedían buena parte de los pasajeros, pidió más coordinación en la búsqueda, en la que participan 26 países, mientras que las autoridades estadounidenses expresaron su frustración por lo que consideran un rechazo de la ayuda por parte de Malasia.

El lunes, el diario estadounidense `The New York Times` informó de que el primer desvío hacia el oeste del vuelo de Malaysia Airlines se llevó a cabo a través de un sistema informático programado por una persona presente en la cabina del avión.

En base a estas informaciones, la persona responsable del desvío tenía amplios conocimientos acerca de los sistemas del avión y procedió a alterar manualmente los controles de la nave pulsando siete y ocho teclas en una computadora ubicada entre el comandante y el copiloto.

Esta computadora, conocida como Sistema de Gestión de Vuelo, dirige al avión desde un punto a otro en base a un plan de vuelo enviado antes del despegue. Por el momento no está claro si el cambio de la ruta fue reprogramado antes o después del mismo.

El hecho de que el desvío pudiera haber sido programado a través de dicha computadora refuerza la teoría de los investigadores de que hubo intencionalidad y centra aún más las sospechas en el papel que pudieron haber jugado el piloto y el copiloto.

Los procedimientos normales antes del despegue incluyen la introducción en dicha computadora -manualmente o actualizado por la aerolínea- de un código de cinco letras que son el nombre del punto al que se dirigirá el avión. Un plan normal de vuelo consiste en el paso por varios de estos puntos, finalizando en el aeropuerto de destino.

Así, uno de los pilotos introduce la clave en una pantalla separada y, tras confirmar que no hay errores de tipeo, pulsa otro botón para introducirla en el plan de vuelo. Habitualmente, se confirma oralmente con el otro piloto y se presiona un botón para instruir al avión a dirigirse a dicho lugar.

Posteriormente, el avión se ladea en un ángulo de aproximadamente 20 grados para permitir el inicio del giro, sin que los pasajeros noten cambios inusuales en la trayectoria.