Madrid. El futuro presidente de España, Mariano Rajoy, pidió este sábado a los ciudadanos del país trabajar juntos para salir de la crisis, y prometió una nueva política económica para lidiar con un desempleo que duplica con creces la media de la Unión Europea.

Sin contar dos mensajes en Twitter, estas son las primeras declaraciones del político gallego desde que el Partido Popular logró la mayoría absoluta el 20 de noviembre en las elecciones generales de España. La sesión de investidura de Rajoy como presidente del gobierno empezará el 19 de diciembre.

"Las cosas están complicadas. Va a haber que gobernar, tomar decisiones pero estoy absolutamente convencido de que España va a salir adelante. (...) Esta no es tarea sólo de un gobierno. Es una tarea de toda la nación", declaró Rajoy a periodistas en su Pontevedra natal.

"Ahora vivimos en un momento de dificultades. En España hay más de cinco millones de personas que no pueden trabajar. Hay mucha gente que lo está pasando mal. Y esto requiere hacer otra política económica y explicarla muy bien", agregó, en una declaración en la que no admitió preguntas.

Los mercados financieros y los españoles están a la espera de conocer los detalles de los planes económicos de Rajoy, que probablemente incluyan una serie de nuevas medidas de austeridad, mientras el rendimiento de los bonos españoles alcanzan niveles insostenibles.

La reforma del mercado laboral para crear más empleo y la reestructuración del sector bancario para acabar con la escasez de crédito probablemente estén entre los puntos más importantes de la agenda del PP.

Rajoy tiene previsto esbozar sus políticas a muchos de los líderes de la zona euro en una cumbre del Partido Popular Europeo en Marsella, prevista para este 7 y 8 de diciembre.

"En Marsella (...) me entrevistaré con los más importantes dirigentes europeos para dar a conocer nuestra posición. Es decir, nosotros estamos a favor de controlar el gasto, de no vivir por encima de nuestras posibilidades y no gastar l o que no tenemos", aseveró.

Rajoy no ha dado detalles sobre qué hará para reducir el gasto público español, pero ha prometido que España cumplirá el objetivo de déficit de un 4,4% del PIB el año que viene, lo que implica adoptar medidas drásticas.